Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 1997Nº 249

Paleontología

De Africa ¿una... y otra vez?

Africa es el lugar de nacimiento de la humanidad. Pero, ¿cuántas especies humanas evolucionaron allí? ¿Cuándo emigraron?

Menear

La secuencia parecía así de simple. La estirpe humana evolucionó en Africa. En una época bastante tardía, hubo humanos primitivos que terminaron por emigrar del continente donde se originaron, constituidos en Homo erectus, especie bien conocida y cuyos primeros representantes habrían llegado al Asia oriental hace alrededor de un millón de años. Todas las demás clases de humanos posteriores descenderían de esta especie; y había acuerdo casi unánime en clasificarlas dentro de nuestra propia especie, Homo sapiens. Reconociendo que algunos de estos descendientes diferían notablemente de nosotros, fueron denominados H. sapiens "arcaicos", sin que por ello dejara de considerárseles miembros de nuestra propia especie.

Interpretación de tan seductora simplicidad resultaba, sin embargo, demasiado hermosa para perdurar. En los últimos años se ha hecho evidente que las postreras etapas de la evolución humana fueron mucho más accidentadas de lo que convino en aceptarse durante largo tiempo. Pero eso también es aplicable para las primeras etapas, aunque todavía no hay razones para creer que el lugar de nacimiento de la humanidad estuviera fuera de Africa. Más aún, para bastante más de la primera mitad de la existencia documentada de la familia de los homínidos (que abarca todos los primates bípedos), no existe registro alguno en ningún otro continente. Ahora bien, las pruebas recabadas recientemente parecen indicar que no fue necesariamente Homo erectus quien emigró de Africa, a la vez que abonan la hipótesis de que estas peregrinaciones comenzaron antes de lo que habíamos pensado.

Puede conseguir el artículo en: