Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2000
Paleoantropología

Homínidos contemporáneos

Damos por supuesto que Homo sapiens es el único homínido sobre la Tierra. Pero eso es hoy. Durante cuatro millones de años compartieron el planeta diferentes especies de homínidos.

Tal ha sido la aquiescencia, que en los años cincuenta y sesenta emergió una corriente que defendía que sólo una especie de homínido podía haber vivido en cualquier momento dado, pues no había en el planeta nicho ecológico para más de una especie creadora de cultura. La "hipótesis de la especie única" nunca resultó muy convincente, ni siquiera con el magro registro fósil disponible hace 35 años. Pero la idea subyacente de una lenta e inexorable transformación, desde el encorvado e ignorante homínido ancestral hasta el estilizado e inteligente H. sapiens de nuestros días, era harto sugestiva.

El modelo prendió con energía. Hasta finales de los años setenta no se rechazó la hipótesis de la especie única. En el norte de Kenia aparecieron pruebas fósiles que demostraban la coexistencia de diferentes especies de homínidos, hace 1,8 millones años. Pese a esos indicios, los paleoantropólogos se resistieron a dar su brazo a torcer y seguían manteniendo una interpretación minimalista del registro fósil. Se tendía a reducir el número de especies y agrupar fósiles con diferencias notables bajo un mismo nombre impreciso; por ejemplo, "Homo sapiens arcaico". Y así desaparecía de la vista la perspectiva de la coexistencia de diversos tipos de homínidos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.