Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2013
Sistemas de referencia

Coriolis: ser o parecer

¿Desviaciones hacia el oeste o hacia el este? ¿Rosas polares? Los pequeños efectos de la rotación terrestre se pueden entender y calcular de manera sencilla.

Nirbert Treitz

La trayectoria de una piedra que cae libremente por una gran chimenea o por la torre para experimentos en caída libre de Bremen, ¿acaba justo en la vertical de su punto de partida o un poco hacia el oeste o el este? Por «caída libre» entendemos un movimiento que empieza en reposo y sobre el que únicamente actúa la fuerza de la gravedad. Pero ¿qué quiere decir en este caso «en reposo»? Mientras la piedra cae, la Tierra gira sobre su propio eje y se traslada alrededor del Sol, sin mencionar el movimiento del sistema solar con respecto a los demás astros. Siempre me he preguntado la razón de que la máquina del tiempo de H. G. Wells conservase una posición relativa al suelo, en vez de relativa al centro de gravedad de la Tierra o del sistema solar, por no hablar de la rotación galáctica.

La piedra, hasta que la soltamos, también participa de la rotación terrestre y, por tanto, vista «desde fuera», no se puede afirmar en absoluto que se encuentre en reposo. No es así en el caso de un meteorito procedente del espacio. Hasta que no colisiona con la Tierra no participa de la rotación de esta. Para que resulte más sencillo de entender, imaginémonos que se dirige justo hacia el centro de la Tierra y con gran precisión entra por la abertura superior de la torre. En lo que tarda en tocar tierra, la superficie de nuestro planeta, torre incluida, se habrá desplazado por su rotación ligeramente hacia el este. Del meteorito se dirá —¡qué injusto!— que se desvió hacia el oeste.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.