Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2010Nº 405
Ciencia y sociedad

Medioambiente

Calidad del aire urbano

No contaminan sólo los motores. También las obras y el desgaste de frenos, neumáticos y firme de rodadura.

Menear

La Comisión Europea publicó en 2008 la Directiva de Calidad del Aire y Aire Limpio para Europa (2008/50/CE), donde se fijan valores límite (VL) de exposición de la población —predominante en zonas urbanas— para contaminantes atmosféricos. Entre éstos destacan por su dificultad de cumplimiento los VL de dióxido de nitrógeno (NO2) y de partículas respirables PM10 y PM2,5 (que indica la masa de material particulado, PM, de diámetro inferior al número, en micrometros, indicado en el subíndice). Sin olvidarse del ozono (O3) troposférico, con grandes zonas de incumplimiento normativo fuera de las ciudades. La directiva supone un reto político, ambiental, técnico e incluso científico.

Un parque móvil creciente: En la mayoría de los casos, la superación de los valores límite de NO2 y PM10 o PM2.5 se producen en áreas próximas al tráfico rodado. El parque automovilístico ha crecido de forma notable en los últimos decenios, sin limitaciones de acceso a las zonas urbanas. "Hay que acondicionar la ciudad para el automóvil", proclamaba en los años setenta un político europeo. Ese crecimiento ha dado lugar a que la mayor parte de las grandes ciudades europeas sufran problemas de congestión de tráfico.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados