Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Computación cuántica

Un sueño que podría hacerse realidad.
EDUARDO OBIS
Los ordenadores cuánticos difieren de los ordenadores clásicos (es decir, los ordenadores comunes y corrientes) de manera fundamental.
Un programa de cómputo clásico trabaja con bits de información. Un bit es una variable que puede tomar uno de dos valores: 0 o 1. La implementación física de un bit es un objeto que puede hallarse en dos estados diferentes. Un transistor, por ejemplo, puede utilizarse para almacenar un bit de información porque funciona como un interruptor con dos estados posibles: "abierto" y "cerrado".
Los programas de cómputo cuántico, en cambio, trabajan con qubits de información. (del inglés quantum bit). A diferencia de un bit, cuyos valores posibles son el 0 y el 1, los estados posibles de un qubit corresponden a superposiciones de dos estados cuánticos, que denotaremos respectivamente |0> y |1>.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.