Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2010Nº 405
Ciencia y sociedad

Astronomía

El telescopio Fermi cumple dos años

Las explosiones cósmicas de rayos gamma constituyen las emisiones electromagnéticas más luminosas del universo. Su entendimiento es clave en cosmología y física de partículas.
Menear
El próximo 11 de junio de 2010 se cumplirán dos años de la puesta en órbita del telescopio Fermi, diseñado por la NASA para estudiar las fuentes de rayos gamma del universo. Este telescopio debe su nombre al premio Nobel Enrico Fermi (1901-1954), quien explicó el mecanismo de aceleración de los rayos cósmicos.
El telescopio Fermi lleva a bordo dos instrumentos: el LAT (Large Area Telescope) y el GBM (Gamma-ray Burst Monitor). El LAT está diseñado para detectar rayos gamma con energías comprendidas entre 20 MeV y 300 GeV (los fotones de la luz visible tienen una energía de unos pocos electronvolt). El GBM, que cubre el rango de 8 KeV a 30 MeV, permite la detección de estallidos de rayos gamma asociados a fotones menos energéticos.
El objetivo consiste en elaborar un mapa detallado de las fuentes de rayos gamma existentes en el universo. En sus primeros dos años de observaciones, el telescopio Fermi ha superado la sensibilidad de sus predecesores, hasta el punto de generar un mapa pormenorizado de las 1451 fuentes de rayos gamma más brillantes que se conocen.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados