Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/01/2019 - AGRICULTURA

    Las especies silvestres de café, amenazadas

    Su extinción, impulsada por el cambio climático y la deforestación, pone en peligro la viabilidad de las variedades comerciales.

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Octubre 2018Nº 505
Panorama

Biología evolutiva

¿Es predecible la evolución?

Un estudio con insectos revela que, en ciertos casos, la evolución sí puede predecirse. El grado de predictibilidad depende del número y la complejidad de las presiones selectivas.

Menear

La aspiración última de toda disciplina científica es la proposición de teorías que permitan realizar predicciones comprobables por medio del experimento. Sin embargo, y a diferencia de otras ramas de la ciencia, la biología evolutiva ha sido considerada desde sus inicios una ciencia más descriptiva que predictiva. El propio Charles Darwin asumió desde un principio que la selección natural operaría tan despacio que sería prácticamente imposible observar cambios evolutivos sustanciales en escalas de tiempo humanas. De este modo, el estudio de la evolución estaría condenado a ser un ejercicio inductivo basado en la observación del registro fósil y comparaciones anatómicas.

No obstante, se ha demostrado que lo anterior no es totalmente cierto. Hoy sabemos que, en algunos casos, la evolución puede tener lugar con rapidez suficiente para observar sus efectos. Ello ha abierto la puerta a estudiar su grado de predictibilidad, cuestión en la que recientemente he tenido el placer de trabajar junto con otros colaboradores en una investigación liderada por Patrik Nosil, de la Universidad de Sheffield. Nuestros resultados, publicados este año en la revista Science, ponen de manifiesto que, si bien nuestra capacidad predictiva se ve limitada cuando las presiones selectivas son numerosas y varían con el tiempo, hay algunos aspectos de la evolución que sí pueden predecirse con fiabilidad.

Evolución: azar y determinismo

Una de las grandes preguntas de la biología evolutiva es si la evolución es predecible y, de serlo, hasta qué punto. En este sentido, la metáfora más célebre es la enunciada por Stephen Jay Gould, eminente evolucionista de Harvard ya fallecido, en su popular libro La vida maravillosa, publicado por primera vez en 1989: si pudiéramos rebobinar la «cinta de la vida» hasta sus orígenes y reproducirla de nuevo, ¿evolucionarían los mismos organismos?

Como otros paleontólogos, Gould creía que la evolución era impredecible debido a la enorme influencia del azar. Por otro lado, desde una perspectiva determinista, predecir el resultado de la evolución sería posible en teoría, si bien difícil en la práctica: el altísimo número de variables implicadas, la complejidad de sus interrelaciones y la dificultad para obtener datos cuantitativos durante largos períodos de tiempo nos impedirían realizar avances sustanciales. A pesar de todo, cada vez más estudios sugieren que no se trata de una cuestión de todo o nada: el aspecto principal reside en cuantificar la contribución relativa de los procesos deterministas y los aleatorios.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados