Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2003
Física del caos

Orden en el caos de Pollock

El análisis computarizado está ayudando a explicar el atractivo de las pinturas de Jackson Pollock. Los famosos goteos y marañas de este artista crean motivos fractales, similares a los que árboles, nubes y costas forman en la naturaleza.
Ebrio y al borde del suicidio, Jackson Pollock (1912-1956) puso en una tempestuosa noche de marzo los cimientos de su obra maestra Blue Poles: Number 11, 1952. Extendió en el suelo de su granero sacudido por el viento un gran lienzo; valiéndose de un palo fue dejando que escurriese sobre la tela pintura de uso doméstico, que tomaba de un bote viejo.
No era ésta la primera vez que el artista creaba una obra haciendo que gotease pintura sobre el lienzo. Había elaborado la técnica de verter un hilo constante de pintura sobre el lienzo horizontal (dripping); en vez de los trazos discontinuos que impregna en la tela el contacto ordinario de los pinceles, obtenía así unas singulares trayectorias continuas. Esta forma de pintar, engañosamente simple, polarizó las opiniones en el mundo de la pintura. ¿Animaba este primitivo estilo pictórico la genialidad en bruto, o se trataba, sencillamente, de un borracho que se mofaba de las tradiciones artísticas?

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.