Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2011
Salud pública

Fábricas de gripe

El siguiente virus pandémico podría estar circulando por las granjas porcinas de EE.UU., pero la vigilancia de esa amenaza resulta deficiente.
JOSHUA LUTZ, WIKIMEDIA COMMONS
La gripe pandémica de 2009 pareció surgir de la nada. Comenzó con lo que parecía un brote letal en México; luego, se propagó hacia el norte de la frontera. Para cuando las autoridades se dieron cuenta de la alarmante expansión del virus y de la amenaza que suponía para la humanidad, ya no había forma de evitar su propagación por todo el mundo. Gracias a un golpe de suerte, los síntomas fueron leves en la gran mayoría de los casos. ¿Y si la próxima vez no tuviésemos tanta suerte? [véase «Nueva gripe humana de origen porcino», por Esteban Domingo; Investigación y Ciencia, junio de 2009].
Los investigadores de la gripe y las autoridades sanitarias centran sus esfuerzos en esa cuestión para hacer frente al siguiente gran brote que sin duda aparecerá. Los virus de la gripe mutan constantemente. De vez en cuando, esos cambios dan lugar a virus muy distintos de los que suelen reconocer nuestros sistemas inmunitarios y entonces se desencadena una pandemia. Algún día se descubrirá una vacuna que permitirá combatir todos los subtipos de gripe, pero ese momento queda todavía lejos. Puesto que aparecerán nuevos virus de aves, cerdos u otros animales, la mejor opción consiste en detectarlos con la suficiente antelación para fabricar a tiempo las vacunas dirigidas contra ellos y acortar el período que transcurre entre las primeras infecciones y las inmunizaciones masivas. Debe evitarse lo sucedido en 2009, cuando la vacuna llegó justo en el momento en que el brote estaba alcanzando su máxima intensidad y el interés público estaba decayendo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.