Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2015Nº 468
Filosofía de la ciencia

Filosofía de la física

Aleatoriedad y mecánica cuántica

Crónica de un diálogo entre físicos, matemáticos, informáticos y filósofos.

Menear

¿Qué es un número aleatorio? Dada una determinada secuencia de ceros y unos,

...01011100011011010100010111010...

¿hay algún modo de establecer si dicha secuencia es genuinamente aleatoria o si tan solo lo parece? Los matemáticos se han preocupado por esta cuestión proponiendo algunos criterios. Si, conociendo un número de la secuencia y mediante la aplicación de una sencilla regla, podemos conocer el número siguiente, diríamos que la secuencia no es aleatoria. Por tanto, podríamos considerar que una secuencia es aleatoria si no puede generarse mediante reglas que sean más sencillas (que contengan menos información) que la contenida en la propia secuencia. Sin embargo, no puede descartarse que una secuencia simple y aparentemente no aleatoria pueda ser resultado de un proceso aleatorio, del mismo modo que al lanzar varias veces una moneda puede salir siempre cara a pesar de que la moneda no esté trucada. Esto nos lleva a pensar que, quizá, para saber si una secuencia es aleatoria no hay que fijarse en la secuencia en sí, sino en el proceso seguido para obtenerla. Y esto nos lleva de las matemáticas a la física.

Si pensamos en física y en aleatoriedad, a buen seguro nos vendrá a la mente la mecánica cuántica. Suele decirse que, al contrario que la clásica, esta es una teoría indeterminista. En mecánica cuántica los sistemas físicos se representan mediante una función de onda. De acuerdo con la interpretación ortodoxa, dos sistemas caracterizados por la misma función de onda son idénticos. Sin embargo, la teoría nos dice que podemos tener dos átomos de uranio con la misma función de onda y que uno de ellos se desintegre al pasar una hora y el otro no. Todo lo que se desprende de la mecánica cuántica es que hay cierta probabilidad de que el átomo se desintegre al cabo de una hora. Si los dos átomos son idénticos, su desintegración es un evento aleatorio. ¿Por qué no utilizamos entonces eventos físicos de este tipo para generar números genuinamente aleatorios? Las cosas no son tan sencillas. Es el momento de pasar de la física a la filosofía (de la física).

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados