Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2015Nº 468
Panorama

Astrofísica

¿Explotará el Sol cuando muera?

La detección de una emisión explosiva durante la formación de una nebulosa planetaria revela un fenómeno hasta ahora desconocido en las fases finales de las estrellas similares al Sol.

Menear

Una de las etapas más críticas en la evolución de las estrellas como el Sol tiene lugar hacia el final de su vida, cuando se convierten en nebulosas planetarias. Antes de que eso ocurra, la estrella expulsa hacia el exterior gran parte de su material, el cual forma una envoltura nebulosa alrededor del núcleo. Cuando el astro se convierte en nebulosa planetaria, se producen varios cambios de gran importancia. Por un lado, la temperatura del núcleo aumenta y, al llegar a los 25.000 grados, la luz que emana del astro «rompe» los átomos de la envoltura mediante procesos de fotoionización. Por otro, la nebulosa circundante pierde su simetría esférica inicial, lo que da lugar a estructuras bipolares, multipolares o asimétricas.

Sin embargo, los detalles de dicho proceso siguen sin conocerse con exactitud. La asimetría observada en las nebulosas planetarias parece deberse principalmente a los chorros de materia emitidos por la estrella central. Al chocar contra la envoltura, los chorros la deforman y abren cavidades que serán iluminadas por el núcleo del astro. La generación de estos chorros ocurre, sobre todo, durante la etapa inmediatamente anterior a la de nebulosa planetaria, llamada fase «post rama asintótica gigante», o fase post-AGB, por sus siglas en inglés (las siglas AGB designan un período posterior a la conversión de la estrella en una gigante roja). Así pues, para estudiar la ruptura de la simetría esférica en las nebulosas planetarias, deberíamos centrarnos en aquellos astros que se encuentran emitiendo los primeros chorros de materia.

Hace poco nuestro grupo descubrió IRAS 15103-5754, una estrella que acaba de entrar en la fase de nebulosa planetaria. Al estudiarla en detalle, hemos observado que el comienzo de dicha etapa ha coincidido con la eyección explosiva de un chorro bipolar de materia, el cual parece estar modelando la envoltura del astro, inicialmente esférica. Hasta ahora, esta clase de eventos explosivos no se habían observado en estrellas similares al Sol. De hecho, IRAS 15103-5754 parece constituir el eslabón perdido que faltaba por identificar en la cadena de sucesos que conducen a la formación de una nebulosa planetaria.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados