EL SUEÑO DE VOLAR: Un imaginativo plan para liberarse de las penosas ataduras a la tierra, 1865. [SCIENTIFIC AMERICAN, VOL. XIII, N.o 13 (nueva serie), 23 de septiembre de 1865].

Septiembre 1965
El auge de las ciudades

«Las sociedades urbanas, en las que una gran parte de la población se agrupa en grandes núcleos, representan una fase nueva y fundamental en la evolución social humana. Aunque las que hoy consideramos ciudades aparecieron hará unos 5500 años, en ese tiempo constituían núcleos reducidos rodeados de una abrumadora mayoría de población rural; además, retornaban con facilidad a su situación previa de pueblo o aldea. En cambio, las sociedades urbanas actuales no solo forman conglomerados de unas dimensiones sin precedentes, sino que en ellas se concentra una parte considerable de los habitantes. Todavía no se ha apreciado la novedad y la rapidez de tan revolucionario desarrollo. Antes de 1850, ninguna sociedad podía describirse como predominantemente urbana, y, hacia 1900, solo una (Gran Bretaña) podía considerarse como tal. Hoy, solo 65 años después, todas las sociedades industriales son fundamentalmente urbanas.»

 

Septiembre 1915
Guerra y fauna
«En toda Europa la guerra está teniendo una gran influencia en las aves, especialmente en las migratorias. Estas se observaron en lugares donde antes nunca habían sido vistas, y se notó su falta en los escenarios donde atronaron las batallas. En Luxemburgo, en cuyos frondosos bosques se congregaban, en otras circunstancias, millones de pájaros, ahora apenas se ve o se oye alguno. Desde allí un amante de la naturaleza escribe que "por los caminos y en las plazas de los mercados de pequeños pueblos y aldeas donde los caballos se alimentaban cuando pasaban las tropas han brotado campos de avena enteros". Ello no habría sido posible otros años, pues entonces las aves habrían dado cuenta inmediata de todo grano caído al suelo.»

Frente al mar
«En dos ocasiones, desde que se construyó hace trece años, ha soportado el malecón del muelle de Galveston los embates de un mar embravecido por un huracán, y en ambos casos el rompeolas resistió perfectamente. En la última tempestad los daños en la ciudad se concentraron principalmente en la zona financiera, donde nunca se ejecutó el plan de elevación de rasantes. A petición del Consejo de Comisionados Municipales del Condado de Galveston, el autor inspeccionó la obra inmediatamente después de las dos grandes tempestades de 1909 y 1915, y en ningún caso halló el menor daño en el rompeolas, pese a que lo habían rebasado pesados maderos y troncos que habían causado graves desperfectos en el bulevar. —Brigadier General Henry M. Robert»
El autor escribió también las Reglas de procedimiento parlamentario de Robert, publicadas por primera vez en 1876.

 

Septiembre 1865
Nitroglicerina para voladuras
«Como es sabido, la glicerina es la esencia dulce del aceite natural y se emplea abundantemente en productos de perfumería, pero ahora ha recibido una aplicación de carácter más bien insólito. En 1847, Ascanio Sobrero descubrió que la glicerina tratada con ácido nítrico se convertía en una sustancia altamente explosiva que él llamó nitroglicerina. Es un líquido aceitoso y más denso que el agua, soluble en alcohol y éter. Actúa tan poderosamente sobre el sistema nervioso que una sola gota depositada en la punta de la lengua causa un violento dolor de cabeza que dura varias horas. Es un líquido que parece haber sido olvidado casi del todo por los químicos, y solo ahora el señor Nable [sic—Alfred Nobel], ingeniero sueco, ha logrado aplicarlo con éxito a un importante aspecto de su oficio: las voladuras.»

 

Idea brillante
«Sres. de la redacción: Me atrevo a presentarles un plan, para mí evidentemente sencillo y factible, pero que nunca he sometido a una prueba práctica. Se trata de hacer algo que los humanos ya hacemos en la tierra: aprovechar las fuerzas de los animales inferiores para que nos ayuden a lograr nuestros fines. Hay numerosas aves notables por el vigor de sus alas y su resistencia durante el vuelo. El águila parda y el cisne americano constituyen ejemplos obvios. Mi propuesta es reunir un número de esas aves y ligarlas, mediante chalecos ajustados a sus cuerpos y cordajes, a un armazón que sostenga una cesta de tamaño suficiente para albergar a un hombre.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.