Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

  • 11/12/2018 - Neuropsicología del desarrollo

    ¿Infecciones que desencadenan trastornos mentales?

    Un estudio realizado en Dinamarca asocia la invasión de microrganismos patógenos, durante la infancia y adolescencia, con el desarrollo de la esquizofrenia y otras alteraciones de la personalidad y la conducta.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Diciembre 2018Nº 507
Apuntes

Transporte

Gratuito

Predecir la niebla

Las señales de las antenas de telefonía móvil pueden vaticinar las condiciones de visibilidad mejor que los satélites.

Menear

La niebla puede provocar colisiones y accidentes, sobre todo en puertos, aeropuertos y carreteras. Por ello, hacer un seguimiento en tiempo real de las condiciones de visibilidad ayudaría a mejorar la seguridad y ahorraría decenas de millones solo en el sector del transporte. Sin embargo, los sistemas habituales para detectar la niebla, como los satélites, los sensores de visibilidad y la propia observación humana, adolecen a menudo de una baja resolución espacial, de un coste elevado o de una sensibilidad deficiente cerca del suelo, donde la vigilancia es más importante.

Ahora, los ingenieros Noam David y H. Oliver Gao, hasta hace poco ambos en Cornell, han propuesto un método que aprovecha la señal de las antenas de telefonía móvil para detectar las condiciones atmosféricas que propician la niebla. Entre las redes de antenas, los datos inalámbricos se transmiten en forma de microondas. Pero la intensidad de esta radiación depende de las condiciones meteorológicas, lo que ofrece la posibilidad de vigilar la niebla de manera económica e ininterrumpida.

A partir de esta idea, David y Gao lograron predecir la presencia de niebla en una franja de tierra cercana a Tel Aviv con una antelación de hasta una hora. Para ello, identificaron las alteraciones que sufren las señales de microondas como respuesta a los cambios de temperatura y humedad. Además, gracias al modo en que las gotas de niebla atenúan las señales, demostraron que podían detectar la niebla en aquellos momentos en que las nubes bloquean la visión de los satélites. Y, a diferencia de estos, el nuevo método también distingue entre las nubes bajas y la niebla a ras de suelo. Estos resultados aparecieron en sendos estudios publicados este año en las revistas Journal of Geophysical Research: Atmospheres y Natural Hazards.

Dado que hoy las redes móviles están por todo el mundo, la técnica podría implantarse con facilidad en la mayoría de las regiones del planeta. «En principio, ya podríamos utilizar las infraestructuras actuales para detectar anticipadamente y a diario la formación de niebla», aclara David. «Y, dado que es posible recibir los datos en tiempo real, podemos imaginarnos un sistema de alerta temprana a corto plazo contra la niebla.» David es partidario de efectuar pruebas rigurosas en varias partes del mundo para estudiar las limitaciones del método.

El nuevo trabajo demuestra que es posible detectar las sutiles condiciones que preceden a la formación de niebla. Kelly Caylor, científico ambiental de la Universidad de California en Santa Bárbara que no participó en el trabajo, lo define como «un importante paso adelante». «Hay algo extraordinario y muy satisfactorio en encontrar tanta información en lo que normalmente consideraríamos ruido», concluye el experto.

Puede conseguir el artículo en: