Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2000
Medicina

¿Podemos retardar el envejecimiento?

Si bien es posible en teoría, no se conseguirá con ningún elixir. Los futuros tratamientos contra el envejecimiento tendrán que contrarrestar simultáneamente muchos procesos bioquímicos degenerativos.

JERRY GAY

En síntesis

Aunque la esperanza de vida haya aumentado enormemente desde hace más de un siglo, el envejecimiento sigue siendo inevitable.

Según la biología evolutiva, el envejecimiento aparece en los organismos con reproducción sexual porque la selección natural pierde fuerza cuando se ha superado la edad reproductiva.

Algunos experimentos dan a entender que la longevidad está influida por numerosas vías bioquímicas determinadas por genes cuya manipulación podría postergar la senectud.

Alo largo de la historia, todas las culturas han aspirado a retrasar el envejecimiento, prolongando las energías o capacidades y la vida misma. En la actualidad, las dietas macrobióticas, las hormonas de moda entre los ancianos, prácticas sanitarias hindúes recicladas y otras supercherías siguen atizando la llama de la esperanza. Todos estos intentos por restaurar o mantener el vigor juvenil sólo tienen una cosa en común: no consiguen su objetivo. Las personas que cumplen los 65 sólo tienen una probabilidad ligeramente mayor que hace 2000 años de disfrutar de una vejez vigorosa.

Los investigadores en medicina han ideado terapias útiles para tratar trastornos cuya frecuencia se incrementa con la edad, así el cáncer y las cardiopatías. En los últimos 120 años, los sistemas de salud pública y los fármacos que combaten enfermedades infecciosas han elevado la esperanza de vida en las naciones desarrolladas al reducir los fallecimientos prematuros. Pero nada puede retrasar ni frenar los procesos naturales que hacen envejecer a los adultos y mermar su actividad fisiológica con los años. La cura de una enfermedad a una edad avanzada suele significar que otro problema relacionado con la vejez ocupará en breve su lugar. Los achaques siguen siendo el sino de los mayores de ochenta años, por mucho que los medios de comunicación ensalcen a los corredores de maratón nonagenarios.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.