Los cuadrantes solares

Los cuadrantes solares han desempeñado un papel decisivo en la medición del tiempo, desde la antigüedad hasta el Renacimiento, cuando se generalizaron los relojes.
Con motivo de las celebraciones del año 2000, en la plaza de la Concorde de París se instaló un cuadrante solar gigantesco en el que el obelisco servía de gnomon. Aunque la idea se le ocurrió a Camille Flammarion en 1913, la guerra había impedido la materialización del proyecto en dos ocasiones, en 1918 y en 1939.
La "nave solar" instalada cerca de Tavel, entre Avignon y Nîmes, se construyó en 1993. Este cuadrante solar consta de dos estilos polares cuyas sombras se proyectan sobre las superficies estampadas de cuatro planos triangulares situados sobre una base de 26 metros de longitud. En el suelo se han incrustado dos cuadrantes horizontales y una línea meridiana. Alrededor de la nave solar pueden verse ocho estelas que recuerdan las etapas más importantes de la gnomónica. El conjunto constituye el mayor cuadrante solar existente en Francia. Estas instalaciones se insertan en una tradición que se pierde en la noche de los tiempos medidos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.