Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Marzo 2002Nº 306
Ciencia y sociedad

Botánica

Ritmos circadianos. El reloj de Arabidopsis thaliana

Menear

Un fenómeno común en la naturaleza es la fluctuación periódica de importantes actividades biológicas. Procesos tan distintos como la eclosión de los insectos, la fotosíntesis de las plantas y los ciclos de sueño/vigilia de los humanos oscilan con una periodicidad de 24 horas. Estos ritmos biológicos denominados circadianos representan una adaptación de la naturaleza a la rotación de 24 horas de la Tierra y a los cambios diarios de luz y temperatura que ese giro conlleva.

Los mecanismos moleculares del reloj circadiano vienen fascinando desde hace algo más de tres siglos, cuando se observó el monvimento rítmico diario de las hojas de plantas, abiertas durante el día y plegadas en ángulo más cerrado por la noche. Sometidas a una oscuridad permanente, estos movimientos continúan como si las plantas todavía estuvieran expuestas a ciclos de luz y oscuridad.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados