Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2014
Evolución

El rey de los animales

Hubo un tiempo en que África albergaba una variedad de grandes carnívoros muy superior a la actual. La competencia con los humanos por las presas pudo haber provocado su declive.

David Palumbo

En síntesis

Hace millones de años, los grandes carnívoros africanos eran mucho más diversos que hoy, no solo en cuanto al número de especies existentes, sino a la diversidad de roles ecológicos que desempeñaban.

El estudio de los fósiles indica que el declive comenzó hace más de dos millones de años, cuando los primeros miembros de nuestro género, Homo, empezaron a consumir más carne.

Esta coincidencia temporal sugiere que la competencia con los humanos por las presas pudo haber causado la extinción de los grandes carnívoros, lo que habría conllevado varios cambios ecológicos.

Amanece en el Serengeti y la vida bulle en la sabana. Las cebras y los ñus pacen en la hierba húmeda, los elefantes y las jirafas mastican hojas de acacias y los leones y las hienas atisban el paisaje en busca de su próxima presa. Visitar este lugar es como viajar al pasado y ver el mundo en el que vivían nuestros antepasados hace millones de años, mucho antes de que los humanos empezasen a causar estragos en el planeta. Tal es la imagen que solemos tener del pasado. De hecho, nuestra idea de África oriental corresponde a la de un ecosistema prístino que no ha sido perturbado en los últimos dos millones de años desde que apareció el género Homo.

Pero las nuevas investigaciones ofrecen una imagen bastante distinta de este lugar supuestamente inalterado. Tras el análisis del registro fósil de los carnívoros africanos, nuestro grupo ha descubierto que los leones, hienas y otros grandes carnívoros que habitan hoy en África oriental solo representan una pequeña fracción de la diversidad que tuvo este grupo en el pasado. De forma enigmática, el declive de los carnívoros empezó en la misma época en que los primeros Homo comenzaron a consumir carne y a competir por ella con estos animales. Tal coincidencia de hechos señala que quizá los primeros humanos habrían contribuido a su extinción durante los últimos dos millones de años, mucho antes de que Homo sapiens entrase en escena.

La aparición de este nuevo consumidor de carne, así como la desaparición de grandes carnívoros, habrían causado enormes cambios en los niveles inferiores de la pirámide alimentaria, en concreto en las presas y las plantas que estas consumían. Hemos planteado la hipótesis de que nuestros ancestros empezaron a transformar por completo los ecosistemas mucho antes de lo que se imaginaba, en una época en que la población humana era muy reducida. Parece que el género Homo ha ejercido un impacto sobre la naturaleza desde su origen.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.