Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2014
Astronomía

Mundos con dos soles

Ya se han descubierto varios planetas en torno a sistemas estelares binarios. Se trata de mundos extraños y maravillosos, muy diferentes de cualquiera de los planetas del sistema solar.

Ron Miller

En síntesis

Los sistemas estelares binarios abundan en nuestra galaxia. Desde hace tiempo, los astrónomos se vienen preguntando si podrían albergar planetas.

Algunos teóricos pensaban que el entorno de un sistema compuesto por dos estrellas sería demasiado caótico para permitir la formación de planetas.

En fecha reciente se han detectado los primeros tránsitos de planetas circumbinarios. Dos de ellos se encuentran en la franja de habitabilidad.

Si los ocasos terrestres le parecen bellos, imagine uno en el que dos estrellas de diferente color proyectasen sombras anaranjadas y rojizas.

Durante años, los dos autores de este artículo nos hemos preguntado si los sistemas estelares binarios, aquellos formados por dos estrellas cercanas, podrían sustentar planetas. ¿Realmente existirían mundos como Tatooine, el planeta de La guerra de las galaxias cuyo cielo era iluminado por dos soles?

Aunque había buenas razones para suponer la existencia de tales mundos, algunos teóricos lo ponían en duda. Tal vez el entorno de un sistema compuesto por una pareja de estrellas resultase demasiado caótico para permitir la formación de planetas. A diferencia de un cuerpo que orbita alrededor de una estrella aislada, un planeta en un sistema binario tendría que competir con dos campos gravitatorios. Además, dichas fuerzas experimentarían constantes cambios, ya que las estrellas de un sistema binario no permanecen fijas, sino que orbitan una en torno a la otra. E incluso si llegara a formarse un planeta, su estabilidad a largo plazo no estaría asegurada: podría acabar expulsado hacia el espacio profundo o colisionando contra una de las estrellas. El comportamiento de algunos sistemas de estelares dobles parecía sugerir indirectamente la existencia de planetas circumbinarios; sin embargo, aún faltaba una prueba directa.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.