Abejas sin sex appeal

Un pesticida común hace que las abejas macho resulten menos atractivas para las hembras.

[CEREZ/EYEEM/GETTY IMAGES]

Una sustancia que se usa para proteger los cultivos parece producir un inesperado efecto secundario: como si fuera el opuesto de un buen perfume, provoca que ciertas abejas dejen de atraer a sus parejas reproductoras, lo que podría amenazar las poblaciones de estos importantes polinizadores.

El fenbuconazol, un pesticida común, está catalogado como bastante seguro para las abejas, puesto que ataca de manera específica a los hongos (muy diferentes desde el punto de vista taxonómico) y las abejas expuestas no suelen morir directamente. Otros trabajos previos habían revelado que los insecticidas considerados «de bajo riesgo» para las abejas podían afectar a su desarrollo, hábitos alimenticios y aprendizaje. Aunque no se habían realizado estudios tan exhaustivos con fungicidas como el fenbuconazol, no se esperaba que resultaran perjudiciales.

El ecólogo de la Universidad de Würzburg Samuel Boff y sus colaboradores, autores de un nuevo trabajo publicado en Journal of Applied Ecology, pretendían averiguar si el fenbuconazol (que suele emplearse en cultivos de trigo, manzanas y uvas) podía afectar a las abejas de una forma sutil. «Hicimos el estudio porque ese fungicida se usa mucho», explica Boff. «No esperábamos hallar ningún efecto.»

Pero observaron uno sorprendente: la exposición al fenbuconazol alteró dos componentes distintos del ritual de cortejo de las abejas de la especie Osmia cornuta. Los machos usan sugestivas vibraciones de su tórax y su olor corporal para atraer a sus compañeras, pero la exposición al fungicida disminuyó la frecuencia de las vibraciones torácicas (quizá porque afectó a las contracciones musculares) y modificó el perfil químico de los machos y, en consecuencia, su olor. Estos cambios parecieron disuadir a las hembras, que preferían a los machos no expuestos. Los autores creen que el rechazo de las hembras podría reducir las poblaciones de esta especie de abejas y de otras con sistemas de apareamiento similares.

El estudio «es importante porque proporciona un mecanismo para explicar el declive de las abejas», señala Susan Willis Chan, investigadora apícola de la Universidad de Guelph ajena al estudio. «Es un gran artículo.» Boff confía en que los hallazgos de su equipo promuevan análisis más rigurosos sobre el uso de fungicidas, que podrían derivar en métodos alternativos para el control de plagas.

Una versión de este artículo apareció publicada en la sección de Actualidad científica el 29 de julio de 2022.

Puedes obtener el artículo en...

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.