Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2007
Genética

Ribointerruptores

El descubrimiento de estas reliquias procedentes de un mundo ya extinto en el que predominaban las moléculas de ARN puede abrir nuevas vías para el desarrollo de tratamientos médicos.
En otoño de 2000, una cuestión relacionada con el metabolismo bacteriano de las vitaminas atrajo nuestra atención. Alentados por el creciente número de pruebas que respaldaban una teoría sugestiva sobre las formas de vida terrestres más primitivas, y apoyados en nuestra experiencia en la construcción de interruptores biomoleculares, nos propusimos resolver el enigma. Los resultados superaron las expectativas: descubrimos una nueva forma de autorregulación celular basada en una de las moléculas más antiguas de nuestro entorno, el ácido ribonucleico (ARN).
Considerado largo tiempo un modesto mensajero, el ARN podría gozar de notable autoridad y de mecanismos refinados para ejercerla. Aunque no se han determinado las funciones de estas moléculas de ARN recién descubiertas, quizá proporcionen nuevas armas para combatir las enfermedades. Pensemos que muchas bacterias patógenas se basan en los ribointerruptores para controlar aspectos fundamentales de su metabolismo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.