Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2015Nº 466
Filosofía de la ciencia

Epistemología

En busca de la objetividad

Ante la dificultad de alcanzar la verdad, la ciencia se ha centrado en el conocimiento objetivo.

Menear

Entre el final del siglo XIX y el inicio del XX tuvo lugar la llamada crisis de los fundamentos en las ciencias exactas (matemática y física). En realidad, se convirtió en una crisis de confianza en la capacidad de la ciencia de conseguir la verdad.

En el mundo matemático, los debates acerca del postulado euclidiano de las paralelas («Por un punto exterior a una recta dada solo cabe trazar una paralela a la misma») habían tomado un giro decisivo ya en el siglo XIX. Se construyeron sistemas geométricos que contenían la negación del mismo: si postulamos que no pasa ninguna recta, obtendremos una geometría esférica; si postulamos que pasan infinitas, tendremos una geometría hiperbólica, ambas no euclidianas. Los matemáticos de la época buscaron, sin éxito, contradicciones en estas geometrías no euclidianas. Entonces, dijeron algunos, todas ellas serán verdaderas. Pero, por otra parte, cada una contiene proposiciones opuestas a las de las otras, por lo que una sola debería ser la verdadera y las otras falsas. Ahora bien, como no había forma de decidir cuál podría ser la verdadera, la conclusión que se impuso fue que no eran ni verdaderas ni falsas, eran puros sistemas formales hipotético-deductivos sin pretensión de verdad. Y esta perspectiva formalista se extendió de inmediato a otras muchas ramas de la matemática.

En cuanto a la física, los desarrollos de la mecánica newtoniana habían permitido absorber en ella disciplinas como la acústica o la óptica. Pero en las últimas décadas del siglo XIX habían fracasado ya los esfuerzos por reducir a la mecánica los fenómenos de la termodinámica y del campo electromagnético. En los albores del siglo pasado, además, la teoría de la relatividad y la física cuántica indicaban que incluso algunos conceptos y principios fundamentales de la mecánica newtoniana —que hoy llamamos clásica— resultaban inaplicables. Ello se consideró una prueba de que dicha mecánica se había revelado como falsa.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados