Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2015
Conservación

Facebook para fieras

Los estudiosos de los leones podrán conocer el paradero de estos felinos gracias a una nueva técnica de reconocimiento facial.

El programa LINC escanea los rasgos faciales en busca de patrones que permitan emparejar una imagen con un individuo. [CORTESÍA DE JUSTIN DOWNS, IEF R&D]

Ni el mismísimo rey de la jungla puede escapar de los fotógrafos en estos tiempos. El pasado junio, la organización keniata Lion Guardians inició la Red de Colaboradores para la Identificación de Leones (LINC, por sus siglas en inglés). Esta base de datos de perfiles de leones se está elaborando con el primer programa informático de reconocimiento facial diseñado a propósito para analizar las facciones de este gran felino e identificar cada individuo. Con LINC, la organización conservacionista y otros estudiosos de la fauna dispondrán de un medio más sencillo para saber la ubicación de cada león. Los desplazamientos de la especie a lo largo y ancho de África son poco conocidos y su seguimiento tropieza con todo tipo de trabas: los transmisores GPS resultan caros, la autonomía de sus pilas es de uno a tres años y solo pueden colocarse sedando al animal. Por si fuera poco, el pelaje del león adulto carece de rasgos reconocibles (a diferencia del que poseen el leopardo, el guepardo o el tigre, cuyas motas y franjas simplifican la identificación).

En los próximos meses, cerca de un millar de leones serán incorporados a LINC; cuantas más fotografías se introduzcan, más preciso resultará el programa a la hora de identificar un individuo. Mediante el seguimiento atento de las migraciones de los felinos, los conservacionistas podrán saber con mayor precisión dónde hallan pareja, agua o presas, así como detectar los sutiles cambios de la dinámica poblacional causados por la expansión humana.

No es preciso acercarse mucho al animal para obtener fotografías útiles. Basta con hacer el disparo desde una treintena de metros, asegura Stephanie Dolrenry, cofundadora de Lion Guardians. Tanto los leones más intrépidos como los más esquivos suelen girarse para mirar a sus perseguidores antes de huir.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.