Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Transportes colectivos en construcción: Trabajadores de la ciudad de Nueva York en las penumbras del subsuelo, 1915. [SCIENTIFIC AMERICAN, vol. CXIII, N.o 2, 10 de julio de 1915].

Julio 1965
La mosca común: ¿transmisora de enfermedades?
«Se ha descubierto que las moscas albergan hasta más de 100.000 especies de organismos patógenos. Pero tales datos solo aportan pruebas indirectas sobre la acción perniciosa de estos insectos. La reputación de las moscas domésticas es como la del hombre acusado de homicidio porque fue hallado de pie junto a la víctima con una pistola cargada en la mano. En la mayoría de los casos, no puede demostrarse que los insectos en cuestión disparasen la pistola. En realidad, hay cuatro agentes potenciales de la trasmisión de las infecciones de cuya propagación se los acusa: los alimentos, los dedos, las heces y las moscas.»

Enzima en 3D
«Los cristalógrafos de rayos X han conseguido por primera vez determinar la estructura tridimensional de una enzima: la de la proteína lisozima. Originalmente descubierta en las lágrimas, donde actúa como antiséptico suave, la lisozima posee la capacidad de disolver los mucopolisacáridos presentes en ciertas paredes bacterianas. La determinación de su estructura ya ha propiciado experimentos para identificar qué zonas de la molécula parecen intervenir cuando destruyen las envolturas bacterianas. El trabajo fue realizado en la Real Institución de Londres. El estudio radiográfico proporciona una imagen de la lisozima con una resolución de dos unidades angstrom.»

Julio 1915
Trabajo y tiempos de guerra
«Con su extraño atavío de falda, gorra y chaquetón, las mujeres cobradoras en los tranvías ya son una presencia habitual en Berlín y en otras ciudades alemanas. Apocadas al principio, no tardaron en acostumbrarse a la función que se les ha asignado en tiempos de guerra. De hecho, ya muestran la misma desenvoltura que sus compañeros masculinos vendiendo billetes, voceando las paradas y respondiendo a las preguntas de los pasajeros. Pero, como en Alemania nada se deja a la improvisación, esas damas tuvieron que pasar primero por el mismo adiestramiento teórico y práctico que los guardias de tranvía.»

Algodón y cañones
«Para un país en guerra, el algodón resulta vital. En las contiendas pasadas, se utilizaba sobre todo como materia prima de la industria textil, y apenas se empleaba para fabricar pólvora sin humo. El algodón es el principal ingrediente en peso de las pólvoras sin humo, que se componen de nitrocelulosa. Por raro que parezca, hoy en Alemania se consume más algodón en la manufactura de pólvora que en otros usos industriales. La mayor sorpresa de esta guerra es el enorme gasto de munición de artillería. La cantidad media de algodón que entra en cada disparo se aproxima a los dos kilogramos. Su consumo diario en el país ronda las 500.000 toneladas.»

Ferrocarriles metropolitanos
«Cincuenta años atrás, cuando tuvo lugar la primera campaña en pro de un ferrocarril subterráneo para Nueva York, Alfred Craven, ingeniero jefe del Acueducto de Croton, se declaró rotundamente en contra de la propuesta. Puede verse una ironía del destino en la designación del sobrino y tocayo de aquel opositor para el cargo de ingeniero jefe de la Comisión de Servicios Públicos, que ahora está añadiendo más de ochenta kilómetros de nuevas vías (véase la ilustración), subterráneas y de superficie, a un sistema de éxito ya demostrado.»

Julio 1865
Helicóptero de vapor
«Una novedosa máquina voladora se halla ahora en proceso de construcción en Hoboken (Nueva Jersey) para el Gobierno de EE.UU. Una hélice de aspas de unos seis metros de diámetro, que gira a cierta velocidad, podría elevar seis toneladas y conservar todavía una notable reserva de potencia. Recuerda a un juguete de niños a gran escala. Vemos a diario a vendedores callejeros que usan una cuerda para imprimir un giro rápido a una pequeña hélice colocada en una varita que, de pronto, alza el vuelo hasta ocho o diez metros para descender lentamente, aún girando mientras baja. Este juguete del Gobierno, como muchos probablemente lo llamarán, es como una canoa en forma de cigarro, hecha de cobre y con cuadernas de hierro. El peso del conjunto, con todo el equipo y la tripulación, alcanza unas seis toneladas.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.