Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2015
Historia de la ciencia

Los animales como colonias de organismos

Ciertos naturalistas del siglo XIX consideraron que la mayoría de los animales estaban formados por organismos más pequeños, a imagen de los corales o las salpas. Esta teoría colonial ha pervivido hasta hoy.

Los sifonóforos, como el de esta imagen de 1904 del naturalista alemán Ernst Haeckel, son colonias de miles de individuos especializados en tareas como la caza, la digestión o la defensa. ¿Son superorganismos? [Fuente: Kunstformen der Natur, Ernst Haeckel, 1904/Wikimedia Commons, dominio público]

Corales, esponjas, ascidias... Numerosos organismos animales pertenecientes a diversos grupos acuáticos presentan una organización singular. Viven en colonias basadas en un mismo principio: un primer individuo se multiplica asexualmente y los individuos resultantes se asocian unos a otros, formando un superorganismo que puede alcanzar una talla considerable.

En algunas especies, como los pólipos de coral, todos los individuos son idénticos y perfectamente discernibles. En otras, como los sifonóforos de zooplancton, los individuos se especializan: unos se ocupan de la reproducción sexual, otros de la nutrición, etcétera. La colonia puede llegar a adoptar el aspecto de organismo único, cuyos «órganos» estarían formados por individuos que apenas se distinguen los unos de los otros.

Los naturalistas descubrieron en las primeras décadas del siglo XIX que algunos animales «inferiores», como las salpas o las ascidias (animales marinos), presentaban esta particularidad. A continuación se preguntaron si este tipo de organización podría ser universal, de modo que también los organismos «superiores» serían colonias de organismos elementales especializados hasta el extremo de ser irreconocibles.

Animales compuestos de animales
La teoría colonial es una más de las teorías propuestas entonces para explicar el origen de las formas animales. A diferencia de las otras, sin embargo, ha sobrevivido a los sucesivos cambios en las ciencias de la vida, como el que supuso la teoría de la evolución. Esta capacidad de adaptación la ha reforzado y explica que haya llegado a nuestros días.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.