Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2015
Biología molecular

Regulación hormonal de la metamorfosis en los insectos

Las hormonas responsables de este proceso están controladas por una compleja red de reacciones. Hace poco se ha descubierto un nivel aún más fino de este entramado molecular.

Ninfa de cucaracha Blatella germanica. [XAVIER BELLÉS Y JESÚS LOZANO]

La metamorfosis de los insectos, por la que un individuo juvenil se transforma en adulto capaz de volar y de reproducirse, es un fenómeno que ha fascinado al hombre desde el principio de la historia. Desde los antiguos egipcios, que tenían una concepción mítica de la metamorfosis, hasta Darwin, para quien representó un fenómeno difícil de encajar en su teoría de la evolución biológica y la selección natural. Hoy en día, elucidar los mecanismos que regulan la metamorfosis sigue siendo uno de los retos que se plantea la entomología moderna.

A mediados del siglo XX se estableció que en el proceso intervienen dos tipos de hormonas, las de muda y las juveniles. Las primeras, cuyo prototipo es la ecdisona, inducen las mudas que permiten al individuo aumentar su tamaño a través de varias fases juveniles (sean de ninfa, de larva o de pupa) antes de alcanzar el estado adulto. Las segundas, cuya forma más común es la hormona juvenil III, ejercen un papel represor de la metamorfosis. Así, cuando el individuo produce ambas hormonas a la vez, adopta una nueva forma juvenil; solo cuando la hormona juvenil deja de producirse, la muda pasa a ser metamórfica y el insecto se transforma en adulto.

Sin embargo, saber que la regulación de la metamorfosis depende de dos hormonas y conocer la función de cada una de ellas no significa entender cuáles son los mecanismos reguladores de su actividad. En último término, las hormonas inducen una respuesta funcional, pero su acción depende de una serie de factores (principalmente proteínas) que transducen la señal hormonal, esto es, la transmiten a otra molécula. Se produce así un conjunto de reacciones moleculares encadenadas, que empieza por la unión de la hormona con el receptor y termina por la activación de los genes que codifican las proteínas que construirán el insecto adulto. En los últimos años se han logrado avances muy importantes en el conocimiento de los mecanismos que regulan las vías de señalización de la ecdisona y la hormona juvenil.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.