Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2011
Astrofísica

El misterio de un Sol inmaculado

La dinámica de los flujos de plasma en el interior del astro explica la inusitada ausencia de manchas solares observada durante los últimos años.

CORTESÍA DE ANDRÉS MUÑOZ JARAMILLO

A pesar de su aparente inmutabilidad, el Sol exhibe una rica variedad de fenómenos dinámicos que abarcan todo tipo de escalas temporales y espaciales. La mayor parte de ellos se relaciona con la evolución del campo magnético solar y su interacción con el plasma, la «sopa» de partículas dotadas de carga eléctrica y a muy altas temperaturas que componen el astro. Los violentos destellos solares y las eyecciones de masa, por ejemplo, tienen su origen en los cambios locales del campo magnético. Por otro lado, dado que el campo magnético actúa como una guía para el viento solar (las corrientes de partículas que emanan de la estrella), sus cambios globales afectan a la naturaleza del viento solar y al entorno interplanetario.
Toda actividad magnética del Sol se refleja en el aspecto y la cantidad de manchas solares. Estas aparecen en las regiones en las que existe un campo magnético muy intenso, ya que entonces se suprime la transferencia de calor hacia la superficie y se reduce la emisividad del plasma. Las machas solares constituyen la manifestación superficial de los tubos de flujo magnético, los cuales emergen desde las profundidades de la zona de convección --la región del Sol en la que la transferencia de calor se realiza a través del movimiento del plasma--. A su vez, dichos tubos de flujo tienen su origen en los grandes «cinturones» de campo magnético que se generan como consecuencia de que, en el Sol, las diferentes capas de plasma no rotan de manera uniforme, sino a velocidades distintas, un fenómeno denominado rotación diferencial. Ello deforma la componente dipolar del campo magnético (en esencia, las líneas de campo que nacen en un polo y van a morir al otro), enrollándola alrededor del eje de rotación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.