Plástico fantástico

Las basuras del Pacífico Norte podrían ayudar a algunas especies a proliferar a costa de otras.

ANTHONY SMITH

La durabilidad del plástico contribuyó a convertirlo en un material popular y milagroso a comienzos del siglo xx. Ahora, sin embargo, su omnipresencia podría estar perturbando los ecosistemas de manera sorprendente. Un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de La Jolla, California, muestra que la concentración de plástico se ha multiplicado por cien a lo largo de los últimos cuarenta años en el giro subtropical del Pacífico Norte, una enorme zona de calma en el centro de una rotación en sentido horario de las corrientes oceánicas entre Asia oriental y la Costa Oeste de los EE.UU., con Hawái como su centro aproximado. Se estima que el tamaño del área supera los 18 millones de kilómetros cuadrados.
El estudio, publicado en línea el 9 de mayo en Biology Letters, también documentó por primera vez un aumento en la densidad de huevos del patinador marino Halobates sericeus, un insecto acuático que pone sus huevos en objetos flotantes. El equipo recogió y analizó datos en trozos de plástico de menos de cinco milímetros de diámetro en la zona norte del océano Pacífico, incluyendo registros de dos viajes recientes, datos publicados en otras fuentes y datos desarrollados a partir de muestras archivadas de la colección Scripps, recogidas a principios de los setenta. La autora, Miriam Goldstein, estudiante de doctorado en biología oceanográfica en Scripps, señala que un estudio de 2011 que examinó el giro subtropical del Atlántico Norte no encontró un aumento del plástico desde 1986.
Una mayor concentración de restos flotantes de plástico ofrece más oportunidades para que el patinador marino ponga sus huevos. Este hemíptero, pariente cercano de los zapateros de agua dulce, pasa toda su vida en mar abierto y desempeña su papel en la red trófica consumiendo zooplancton y alevines, y siendo devorado a su vez por cangrejos, peces y aves marinas.
Los objetos flotantes solían ser muy poco frecuentes en el Pacífico Norte. Un patinador se habría considerado afortunado si hubiera encontrado una pluma o un trozo de madera flotante. Ahora, en cambio, los fragmentos de plástico son más comunes y ofrecen una superficie en la que estos hemípteros pueden poner sus huevos de color amarillo brillante y del tamaño de granos de arroz.
Aunque los investigadores encontraron un aumento del número de huevos, no observaron un aumento paralelo del número de insectos. Ello puede deberse a la ausencia de muestras suficientes de principios de los setenta con las que comparar la cantidad de insectos, o a que los cangrejos o pequeños peces que se alimentan en la superficie marina se estén comiendo los huevos.
Los investigadores están preocupados por la posibilidad de que esta proliferación de plástico esté confiriendo una ventaja a los patinadores y a algunos microorganismos, animales y plantas que medran en el plástico en comparación con animales marinos que no están asociados con superficies de ese tipo (peces, calamares, pequeños crustáceos o medusas). «Si bien estos organismos [los que crecen directamente en el plástico] son fauna indígena de la zona, en cierto modo pueden considerarse como malas hierbas», explica Goldstein, porque crecen, se reproducen y mueren rápidamente. En cambio, otros organismos de esas aguas mantienen una mayor biodiversidad. Más de la mitad del océano forma parte de los giros subtropicales y un cambio en las condiciones de dichos giros por el aumento de grandes cantidades de residuos de plástico podría acarrear consecuencias impredecibles. «Aunque nuestro estudio se refiere solo a un diminuto insecto de una zona particular del océano, muestra que los pequeños trozos de plástico podrían alterar la ecología del mar abierto», afirma Goldstein.

Puedes obtener el artículo en...

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.