Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2012
Biodiversidad

¿Qué especies sobrevivirán?

A semejanza de los médicos en el campo de batalla, los conservacionistas se ven obligados a decidir qué seres vivos se deben salvar y cuáles no.

WIKIMEDIA COMMONS/DickDaniels/CC BY-SA 3.0

En síntesis

Los grupos conservacionistas ya no pueden proteger a tantos animales y plantas como hasta ahora, de modo que están adoptando nuevos sistemas de selección para decidir qué especies deben salvarse y cuáles no.

Los criterios funcionales favorecen a las especies que desempeñan una función única en la naturaleza, tales como los pinos de corteza blanca, que proporcionan una fuente vital de alimento a los osos pardos.

Los criterios evolucionistas persiguen preservar la diversidad genética la cual puede ayudar a todas las especies del mundo a sobrevivir y a adaptarse a los rápidos cambios de las condiciones ambientales.

Otros métodos refinan la conocida estrategia de los puntos calientes, que dan prioridad a ciertas zonas para salvar ecosistemas enteros, aunque corren el riesgo de olvidar las necesidades humanas.

El paíño ceniciento, una diminuta ave marina de color grisáceo, anida en once solitarias islas rocosas frente a las costas de California y México, en el océano Pacífico. Con un peso apenas mayor que el de una tarjeta de felicitación gruesa y obligado a bregar con ratas, ratones y gatos intrusos, gaviotas agresivas, vertidos de petróleo y el ascenso del nivel del mar, el paíño afronta una lucha desigual por la supervivencia. El último censo cifró en 10.000 los ejemplares vivos. Otras especies de paíños se hallan en un trance similar.
Con todo, al menos un grupo conservacionista ha decidido ignorar al paíño. En el invierno de 2008, la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre concentró sus esfuerzos, hasta entonces dispersos, en un número reducido de animales. Después de pasar varios meses analizando miles de especies de aves y mamíferos en declive en todo el mundo, los investigadores de esta sociedad seleccionaron varios cientos de ellos que podrían servir como piedra angular del trabajo de la organización. A continuación, consultaron a expertos con décadas de experiencia en el estudio de la fauna silvestre para acotar aún más las opciones.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.