Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 20/02/2019 - Geología

    Un corrimiento de tierras que vaporizó la roca

    Un terremoto hizo que una gigantesca cantidad de material rocoso se deslizase. Se generaron entonces unas temperaturas extremas.

  • 20/02/2019 - Métodos de investigación

    Cuando se paga la participación en un estudio, algunas personas mienten

    Entre el 10 y el 23 por ciento de candidatos para participar en una encuesta remunerada no dicen la verdad para que se les elija. Al parecer, la cantidad de dinero no importa.

  • 19/02/2019 - Paleontología

    ¿Acabaron los tiburones blancos con los megalodontes?

    Por desgracia, los megalodontes solo existen ya en el cine. Sigue, sin embargo, sin estar claro por qué se extinguieron aquellos tiburones gigantes. La datación de los fósiles apunta una nueva causa.

  • 19/02/2019 - Psiquiatría

    Revertir la depresión, pero solo en machos

    En ratones, la deleción de una proteína, en determinadas neuronas, favorecería la aparición de conductas depresivas. En cambio, su activación revertiría el efecto. Para sorpresa de los investigadores, dichas alteraciones de comportamiento únicamente se observaron en roedores de sexo masculino

  • 18/02/2019 - Sociología de la ciencia

    La influencia del prestigio en la difusión de las ideas

    Un modelo inspirado en el contagio de enfermedades infecciosas muestra que las ideas que se originan en instituciones prestigiosas llegan más lejos que otras igualmente buenas pero que nacen en centros más modestos.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Octubre 2012Nº 433
Historia de la ciencia

Historia de la ciencia

Un siglo de rayos cósmicos

La exploración del universo extremo.

Menear

«Sobre las capas más altas de la atmósfera incide una fina lluvia de partículas cargadas, proveniente del espacio exterior y conocida como radiación cósmica primordial.» Con estas palabras sobre la naturaleza de los rayos cósmicos daba comienzo Cecil Powell a su discurso en la ceremonia de los Nobel de 1950.
El galardón le fue concedido por el desarrollo del método fotográfico para identificar las partículas de alta velocidad y vida efímera, producto de colisiones muy energéticas, que aparecían de forma imprevista en los estudios de rayos cósmicos. Al mismo tiempo, ese método se utilizaba para descubrir nuevos componentes de la «fina lluvia» de Powell: los núcleos atómicos pesados. Estos dos frentes, el estudio de los rayos cósmicos primarios y de los productos de sus colisiones, continúan formando el tejido de la investigación actual.

Aunque hoy en día las colisiones entre partículas se estudian mediante del uso de gigantescos aceleradores, la única ventana al comportamiento de las partículas de mayor energía sigue siendo el examen de los rayos cósmicos. El estudio de la radiación cósmica primordial forma parte de la astrofísica contemporánea: mediante la comparación de la composición de los rayos cósmicos con la de las estrellas, es posible identificar su procedencia e investigar los procesos estelares violentos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados