Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2005Nº 345

Geología

La geodinamo

Hace mucho que se quiere saber por qué se invierte la polaridad del campo magnético de la Tierra. Estudios recientes del agitado interior de nuestro planeta iluminan cómo podría empezar la próxima inversión.
Menear
Damos por sentado que las brújulas señalan el norte. Los marinos, a lo largo de los milenios, se han valido del campo magnético de la Tierra para navegar, como las aves y otros animales sensibles al magnetismo. Sin embargo, la orientación de los polos magnéticos del planeta no ha sido siempre la misma de hoy.
Hay minerales que registran las antiguas orientaciones del campo magnético terrestre. Revelan que ha cambiado de norte a sur y de sur a norte cientos de veces durante los 4500 millones de años que lleva existiendo nuestro planeta. Pero no ha habido cambio desde hace 780.000 años, período bastante más largo que el tiempo medio entre inversiones: unos 250.000 años. Más aún, desde que en la década de 1830 se midió por primera vez el campo geomagnético primario, ha decrecido cerca de un 10 por ciento, unas 20 veces más rápido de lo que declinaría por naturaleza si perdiese su fuente de energía. ¿No estará de camino otra inversión?

Puede conseguir el artículo en: