Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2019
Ecología

Luz UV para salvar aves

La iluminación ultravioleta reduce las muertes de pájaros en los tendidos eléctricos.

RANDY GREEN, ALAMY

Las actividades humanas están acabando con la fauna a un ritmo sin precedentes, con causas que van desde la contaminación ambiental hasta la construcción. En algunas especies de aves, las colisiones nocturnas con tendidos eléctricos están provocando una disminución sustancial de la población. Ahora, un grupo de científicos ha propuesto un ingenioso método para que las aves detecten más fácilmente los cables sin hacerlos antiestéticos.

Aunque las directrices de la industria y del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de EE.UU. recomiendan que las compañías eléctricas marquen sus cables con plástico para aumentar la visibilidad, las aves continúan muriendo. En 2009, las colisiones con cables marcados acabaron con 300 grullas canadienses en tan solo un mes en el Santuario de Rowe, en Nebraska, donde estas aves se detienen durante su migración anual de primavera. «Necesitamos métodos innovadores para proteger no solo a las grandes aves, para las que los tendidos eléctricos suponen un claro peligro, sino también a millones de aves migratorias de menor tamaño», defiende Anne Lacy, de la Fundación Internacional de la Grulla.

La mitad de las especies de aves pueden ver luz ultravioleta (UV). Así que a James Dwyer, biólogo de la consultora EDM International, se le ocurrió iluminar las líneas eléctricas con luz UV cercana al visible. El equipo de ingenieros de EDM y el Distrito de Energía Pública de Dawson desarrollaron los sistemas de iluminación y los instalaron en una torre de un tendido eléctrico del Santuario de Rowe. Durante un período de 38 noches, los choques de las grullas disminuyeron en un 98 por ciento cuando las luces estaban encendidas, según refirieron los investigadores en un estudio publicado en línea el pasado mayo en Ornithological Applications.

Richard Loughery, director de actividades ambientales del Instituto Eléctrico Edison, que no participó en el proyecto, afirma que el nuevo sistema constituye una herramienta útil en aquellos puntos críticos donde anidan y se alimentan las especies de aves en peligro de extinción.

Los investigadores no observaron ningún efecto negativo en otras especies: los insectos no se lanzaron en masa hacia las luces, ni tampoco lo hicieron los murciélagos ni los añaperos en busca de alimento. Y Dwyer ve poco probable que las aves confundan esta iluminación UV cercana a la superficie con señales naturales, como la luz de las estrellas.

«No quiero que las compañías eléctricas pongan cables donde les apetezca solo porque tenemos una nueva herramienta», advierte el biólogo Robert Harms, del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de EE.UU., que no participó en el trabajo. Pero para los tendidos existentes, concluye, el nuevo sistema parece aportar enormes ventajas.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.