Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2017
Conocimiento

Cinco cosas que sabemos ciertas

Compendio de hechos irrefutables para estos tiempos en que tanto se pasan por alto los hechos.

RED NOSE STUDIO

En síntesis

En años electorales, los colectivos negacionistas que rechazan el consenso científico sobre ciertas cuestiones, minoritarios pero nunca callados, suelen armar más alboroto.

Creemos que es buen momento para defender con rotunda vehemencia ciertas verdades científicas que, pese a estar perfectamente contrastadas, desatan extrañas polémicas en algunos círculos.

Tómese lo que sigue como unas chuletas para debatir con los anticientíficos.

Las verdades científicas siempre son provisionales hasta cierto punto. Antaño creíamos que los continentes permanecían fijos sobre la esfera terrestre; hogaño sabemos que se mueven. Pensábamos que el universo era estático; ahora sabemos que se expande. Dábamos por cierto que la margarina era más saludable que la mantequilla y que la terapia de restitución hormonal era idónea para un gran número de mujeres posmenopáusicas; ahora sabemos que no es tan simple.

Los científicos no lo saben todo, pero es mucho lo que sí saben. Y resulta desolador contemplar cuántas personas rechazan del modo más estrafalario algunas de las verdades más consolidadas y mejor contrastadas de la ciencia moderna.

Por lo común informamos de los últimos avances científicos y técnicos, pero creemos que es conveniente dar un paso atrás y hablar de algunos hechos científicos sólidamente arraigados. En lo esencial, los científicos legítimos no debaten acerca de estas verdades fundamentadas en pruebas verificables, que, aceptadas desde hace mucho tiempo, no han cesado de ganar crédito con la acumulación de más y más pruebas.

La investigación psicológica ha mostrado que tener que enfrentarse con todo ese cúmulo creciente de pruebas endurece mucho la postura de los negacionistas. No pretendemos, pues, que las siguientes notas resuelvan el problema. Pero creemos que es nuestro deber recalcar que algunos hechos son rigurosamente ciertos, aun en un mundo donde la ciencia es cada vez más vasta y se halla en incesante evolución.

—La redacción

[El artículo completo (PDF) incluye los siguientes contenidos:] 

La evolución es la única explicación razonable para la diversidad de la vida en la Tierra. Por Michael Shermer

La homeopatía carece de fundamento científico. Por Harriet Hall

Las teorías que califican de conspiración el cambio climático son absurdas. Por Ray Pierrehumbert

Las vacunas no causan autismo. Por Paul Offit

No hay indicios creíbles de que haya habido visitas de extraterrestres. Por Seth Shostak

 

 

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.