Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2017
Etología

El notable cronómetro de las focas

Algunos mamíferos marinos son capaces de distinguir períodos de tiempo de milisegundos de diferencia.

THOMAS FUCHS

Muchos animales siguen rutinas diarias o ciclos estacionales, pero ¿pueden distinguir, digamos, 3 segundos de 13? Algunos (abejorros, palomas o gatos, entre otros) perciben el paso del tiempo con cierta precisión. Tras años de dedicación al estudio de las focas criadas en cautividad en el Centro de Ciencias Marinas de la Universidad de Rostock, el biólogo Frederike D. Hanke sospechó que estos mamíferos también podrían estar capacitados para ello.

Hanke y su equipo pusieron a prueba su corazonada con Luca, una foca común macho de once años que vive en el centro. Le mostraban un círculo blanco sobre una pantalla de ordenador negra durante períodos de entre 3 y 30 segundos, imagen a la que seguía una pausa antes de que el círculo reapareciese por breve tiempo. Adiestraron a Luca para que pulsara un botón si creía que la segunda aparición era más larga y una segunda vez si pensaba que tenía la misma duración que la primera. Si acertaba, recibía como premio un sabroso arenque.

Descubrieron así que el animal era capaz de apreciar diferencias de tan solo 420 milisegundos. En otras palabras: podía distinguir entre una exposición de 3 segundos exactos y otra de 3,42 segundos. No obstante, su precisión flaqueaba conforme la duración de los pares de exposiciones aumentaba. Los resultados del experimento se han publicado en Animal Cognition (es la primera vez que se describe la capacidad para medir el tiempo en un pinnípedo).

Es posible que las focas hayan adquirido tal aptitud con el fin de tomar decisiones en fracciones de segundo mientras persiguen a los peces o para reconocer las vocalizaciones emitidas con diferentes frecuencias por otras congéneres, afirma Hanke, que ha ampliado su investigación a otras especies de focas y a los estímulos acústicos. Peter Cook, psicólogo del New College de Florida que ha estudiado la cognición en los pinnípedos y que es ajeno al estudio, le ha impresionado la rapidez con la que Luca aprendió a ejecutar la tarea. En experimentos psicofísicos como este es habitual que los animales precisen muchas horas de práctica, pero Luca la dominó en solo dos sesiones de adiestramiento. «Estamos hablando de discriminaciones sumamente pequeñas y esas breves duraciones dicen mucho a favor de la foca. Indica a las claras que se trata de un sentido agudo y refinado.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.