Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2018
Astrobiología

Astrogusanos

Una diminuta especie de nematodo es capaz de soportar enormes aceleraciones.

STEVE GSCHMEISSNER, SCIENCE SOURCE

Caenorhabditis elegans sería un fantástico piloto de combate. Este gusano redondo y de un milímetro de largo, muy usado en estudios biológicos, presenta una notable capacidad para soportar la aceleración. Los pilotos humanos pierden el conocimiento cuando alcanzan los 4 o 5 g (1 g denota la aceleración de la gravedad en la superficie terrestre). Sin embargo, una investigación reciente ha demostrado que C. elegans sale indemne de hasta 400.000 g. Dicho valor constituye una referencia importante, ya que se cree que las rocas que son expulsadas al espacio desde las superficies planetarias por erupciones volcánicas o impactos de asteroides podrían experimentar aceleraciones similares. En teoría, cualquier criatura que viajara como polizón y sobreviviese podría sembrar la vida en otro planeta, una idea conocida como «panspermia balística».

Tiago Pereira y Tiago de Souza, de la Universidad de São Paulo, introdujeron cientos de estos nematodos en una ultracentrifugadora y los sacaron una hora después, convencidos de que habrían muerto. Pero, para su sorpresa, «estaban nadando libremente, como si nada hubiera pasado», comenta Pereira. Más del 96 por ciento sobrevivió y los que lo hicieron no mostraron ningún cambio adverso desde el punto de vista físico ni conductual. «La vida puede soportar mucha más tensión de lo que pensamos», añade Pereira. Los resultados se publicaron en línea el pasado mes de mayo en la revista Astrobiology.

Los investigadores admiten que el experimento no reproduce por completo las características de un viaje interplanetario. En primer lugar, la ultracentrifugadora tardó unos cinco minutos en generar tales aceleraciones, mientras que las rocas expulsadas de un planeta las alcanzarían en una milésima de segundo. Además, el ensayo tampoco remedaba las duras condiciones del espacio exterior. «Habría que incluir otros factores, como la temperatura, el vacío y la radiación cósmica», apunta Cihan Erkut, bioquímico del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, en Heidelberg, que no participó en la investigación. Con todo, Pereira asegura que su trabajo constituye un punto de partida para otros experimentos que busquen entender los límites de la vida.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.