Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2018
Ingeniería

Yo, robot (de Ikea)

Una máquina logra montar una de las sillas de la conocida multinacional sueca.

Robot de dos brazos montando una silla de la empresa de muebles Ikea. [UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE NANYANG]

Cualquiera que haya pasado una tarde intentando armar un mueble de Ikea entenderá lo tentador que sería dejar que un robot se encargara de todo. No en vano, los kits de bricolaje de la compañía sueca se han convertido en una especie de banco de pruebas para los especialistas en robótica, quienes llevan años intentando fabricar autómatas lo bastante inteligentes y hábiles para insertar los tornillos y los tacos de madera en los agujeros correspondientes.

Ahora, un grupo de ingenieros de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, ha conseguido que un robot de dos brazos monte una silla STEFAN y encaje la mayoría de las piezas sin ayuda humana. Ayudada por sus brazos, pinzas de agarre, sensores y una cámara 3D, la máquina siguió los cerca de 50 pasos de las instrucciones y completó el armazón en 20 minutos. Además, el robot fue fabricado «con piezas estándar que ya se producen en serie, por lo que en un futuro muy próximo podría implantarse en fábricas», afirma QuangCuong Pham, profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial que construyó el robot junto a Francisco Suárez-Ruiz y Xian Zhou. El equipo comunicó su logro el pasado mes de abril en la revista Science Robotics.

En lugar de usar técnicas de aprendizaje automático para entrenar al dispositivo y enseñarle a montar piezas, los ingenieros programaron el robot con un código tradicional. Así pues, en vez de basarse en el tipo de razonamiento más abstracto que permite la inteligencia artificial, se centraron en las facultades de percepción, planificación y control, explica Pham.

Aunque los movimientos de la máquina puedan parecer lentos y tediosos, esa capacidad para encajar tacos en agujeros aborda «un problema extremadamente complicado en robótica», enfatiza Ross Knepper, profesor de informática de Cornell que no participó en la investigación. En 2013, Knepper formó parte del equipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts que construyó IkeaBot, un sistema autónomo de robots que montó con éxito las mesillas LACK de la empresa de muebles.

«Mientras que mi trabajo empleó la visión para resolver el problema de introducir un taco en un agujero, los investigadores de Nanyang lo han hecho mediante retroalimentación táctil: sintiendo si el taco entra o no», explica Knepper. «Las aplicaciones [de ambos enfoques] se dirigen a los muebles de Ikea, pero sus contribuciones a la robótica son muy distintas.»

La tecnología usada por el equipo de Nanyang permite reprogramar la máquina para diferentes tareas, entre las que posiblemente se encuentre el montaje de otros muebles. «El sueño sigue siendo tener un sistema robótico que pueda montar todo el catálogo de Ikea, pero aún no hemos llegado a ese punto», concluye Knepper.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.