Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Batea: un arrecife flotante

El cultivo del mejillón conlleva cambios en el ecosistema marino.

DIANA ZÚÑIGA GARCÍA

Desde su comienzo en 1946, el cultivo del mejillón Mytilus galloprovincialis en las rías Baixas (Galicia) ha experimentado un crecimiento espectacular; hoy día es la región más productiva de Europa y una de las más importantes a escala mundial. El número total de bateas en Galicia es de 3337, con un 97 por ciento de ellas situadas en las rías Baixas y una producción media anual de 250.000 toneladas. El número de mejillones en cultivo suspendido en el ecosistema de las rías alcanza los 18.000 millones de individuos. Estas cifras ponen de manifiesto la gran importancia socioeconómica de dicha actividad para Galicia. En este contexto se enmarcan los diversos proyectos científicos llevados a cabo por los departamentos de oceanología y ecofisiología y cultivo de moluscos del CSIC en Vigo. Dentro de sus objetivos destaca el estudio de la interacción del cultivo del mejillón con la biogeoquímica de la columna de agua y el efecto de la deposición de heces del mejillón sobre la diversidad biológica de las comunidades bentónicas del fondo marino de las Rías.

Los diferentes estudios ponen de manifiesto que el cultivo de mejillón provoca en la columna de agua una fuerte disminución del seston, material en suspensión, con vida o sin ella, filtrado por el organismo. Se observa además un incremento en la concentración de amonio, producto de excreción del mejillón. Las altas tasas de material sedimentado, asociado a la deposición de heces, origina un aumento en la densidad de individuos epibentónicos (organismos que habitan en la superficie del fondo marino) en comparación con las zonas sin bateas. Así pues, a través de su actividad digestiva, el mejillón desvía una fracción importante de su producción primaria y energía hacia la cadena trófica bentónica. Ello conlleva cambios en el reciclado de nutrientes en la columna de agua y en los flujos de nutrientes en la interfase entre agua y sedimento, además de alterar la estructura de las comunidades que habitan el fondo marino.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.