Juro decir la verdad

Los escáneres cerebrales no deberían utilizarse como detectores de mentiras mientras no se demuestre su fiabilidad.
ANN CUTTING/GETTY IMAGES
Los neurólogos utilizan desde hace tiempo los escáneres cerebrales para aprender a leer la mente. Esta investigación está aumentando nuestra comprensión básica del cerebro humano y nos ofrece la esperanza de conseguir nuevos avances médicos. Todos deberíamos reconocer la importancia de este trabajo. Sin embargo, algunas empresas están empezando a aplicar los resultados de esta investigación a la detección de mentiras, vendiendo sus servicios. La técnica resulta tentadora, pero, antes de aceptarla, deberíamos pensar mucho sobre ello... e ir más despacio.
El problema no reside en la velocidad de la investigación. Los neurólogos llevan casi diez años publicando artículos sobre la detección de mentiras mediante resonancias magnéticas funcionales. Unos 25 estudios han hallado correlación entre las ocasiones en las que los sujetos experimentales mentían y el patrón del flujo de sangre en su cerebro. El problema estriba en que los diversos estudios, utilizando métodos diferentes, han sacado conclusiones basadas en la actividad de regiones cerebrales distintas. Y, además, todos los estudios realizados hasta la fecha han tenido lugar en el entorno artificial del laboratorio, con personas que sabían que estaban participando en un experimento y que mentían porque se les había pedido que lo hicieran. Ninguno de los trabajos examinó la detección de mentiras en situaciones del mundo real. Ninguna agencia gubernamental ha encontrado que el método funcione y ningún organismo independiente ha comprobado este enfoque. Sin embargo, hay gente que encarga informes sobre detección de mentiras, envueltos en el glamour de la ciencia, para intentar demostrar su sinceridad. En mayo de 2010, dos casos terminaron en los tribunales estadounidenses.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.