La diversidad de las campanillas

La diversificación de estas plantas se halla ligada a los desplazamientos continentales y cambios climáticos sucedidos en el pasado.

CORTESÍA DE CRISTINA ROQUET

Las Campanuláceas, popularmente conocidas como campanillas, son una familia de plantas extendidas por todo el mundo. Habitan sobre todo en las regiones de clima frío y árido del hemisferio norte, y proliferan especialmente en las áreas montañosas. En primavera resulta habitual encontrar campanillas cuando caminamos por algún macizo ibérico. La mayoría de estas plantas son herbáceas o arbustivas. Se reconocen fácilmente por sus flores con forma de campana de color lila azulado, aunque hay algunas excepciones.

Linajes evolutivos
Un estudio reciente, basado en la comparación de secuencias de ADN, ha desentrañado las claves de la evolución de esta familia, que hoy presenta una notable diversidad y una amplia distribución. El origen de las Campanuláceas se hallaría en Asia, donde habrían empezado a diversificarse durante el Mioceno, hace más de 20 millones de años, época con un clima más frío y seco que el actual. Posteriormente, hace 16 millones de años, se habrían extendido hacia las praderas esteparias del continente africano, aprovechando una nueva ruta de dispersión creada por la colisión de la placa continental Eurasiática con la Arábiga.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.