Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La formación de estrellas masivas

Las estrellas mucho mayores que el Sol desempeñan un papel fundamental en la génesis y evolución de las galaxias. Su nacimiento, sin embargo, se encuentra aún envuelto en numerosas incógnitas.

THOMAS MEGEATH, UNIVERSIDAD DE TOLEDO (EE.UU.)/NASA/JPL-CALTECH

¿Cómo --y por qué-- nacen las estrellas muy masivas? Estos astros, cuya masa puede exceder 50 veces la del Sol y cuyas temperaturas superan en ocasiones los 40.000 grados (la del Sol no pasa de 6000), revisten suma importancia en astrofísica. En ellas se sintetizan los elementos pesados, a partir de los cuales se forman los planetas y otros cuerpos celestes. Además, inyectan energía en el medio interestelar por medio de sus vientos estelares y a través de las violentas explosiones de supernova que caracterizan el final de sus días, con lo que contribuyen a regular la tasa de formación estelar en su entorno. En definitiva, son las estrellas masivas quienes dominan la apariencia y evolución de las galaxias.
Pero, a pesar de su importancia, sus mecanismos de formación han recibido muy poca atención a lo largo de la historia. Ello se debe a las grandes dificultades que suponen su observación y estudio. Por otra parte, la sola existencia de estrellas muy masivas plantea una paradoja desde el punto de vista teórico: en principio, parecería que tales estrellas no deberían existir en el firmamento. A pesar de que aún queda un largo camino por recorrer, a lo largo de los últimos años se han efectuado avances considerables en nuestra comprensión de los fenómenos que dan origen a las estrellas masivas. En particular, la detección de estructuras aplanadas en rotación y de material en colapso hacia estrellas masivas jóvenes parece indicar que estas se formarían por acreción no esférica, una propiedad que podría explicar la razón de ser de estos astros.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.