Hacer un pleno

En el juego de bolos, para derribar todos los palos de un solo tiro debemos aprovechar el lubricante que cubre el suelo de la pista, la asimetría del núcleo de la bola y otras sutilezas físicas.

La separación de los bolos (pantalla de la izquierda) impide hacer un pleno golpeándolos todas con la bola. Ello se consigue merced a una reacción en cadena (pantalla de la derecha): al caer, cada bolo arrastra el bolo situado detrás. Y eso es lo que acaba de hacer Jesús Quintana en el filme El gran Lebowski, de los hermanos Cohen. [BRUNO VACARO]

Tras cinco pasos de impulso, el hombre del mono violeta lanza su bola imprimiéndole un movimiento de rotación. La trayectoria rectilínea que al comienzo describe la bola parece conducirla irremisiblemente al canalón. ¿Un tiro fallido? En absoluto: en el último momento, la trayectoria de la bola se curva y va a golpear al bolo central, y luego los tres situados inmediatamente detrás del primero. Proyectados con fuerza, esos bolos hacen caer a todos los demás mediante una reacción en cadena, ¡y ahí tenemos el pleno! Jesús Quintana (a la derecha de la ilustración) se alboroza, al fin está listo para el partido previsto contra el Dude y su equipo en el filme El gran Lebowski, de los hermanos Cohen. Y es que «nadie le falta el respeto a Jesús», sobre todo después de un pleno. ¿Cómo lo hizo? El efecto que se comunica a la bola al lanzarla constituye un ingrediente importante. Pero en los bolos, como en tantas cosas, lo esencial es invisible a nuestros ojos: el lubricado de la pista, el revestimiento de la bola y la no esfericidad de su núcleo forman el meollo de las sutilezas más importantes de la física del juego de bolos.

 

Abatir todos los bolos

El objeto de este juego es tumbar, golpeándolos con una bola, diez bolos dispuestos en triángulo. Más fácil dicho que hecho… Una dificultad la plantea la longitud de la pista, la distancia que separa la bola de los bolos: 60 pies (unos 18 metros). Otra resulta de la separación entre los bolos: los dos situados en la base del triángulo se hallan en los bordes de una pista de 1,05 metros de ancho. Por último, se prohíben los rebotes en los bordes de la pista: a un lado y otro de la misma hay sendos canalones, de modo que la bola que caiga en ellos ya no regresará a la pista.

¿Cómo entonces derribar todos los palos de un solo tiro y hacer un pleno? La solución más eficaz es provocar la reacción en cadena (véase la ilustración de la página anterior) golpeando con la bola primero los bolos 1 y 3, de modo que el 1 tumbe los bolos 2, 4 y 7, y el 3 los 6 y 10. La bola golpea luego los bolos 5 y 9, con el 5 al final derribando el 8 (para un zurdo, la secuencia es simétrica).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.