La protección de la biodiversidad no es una causa perdida

Seguimos a tiempo de atender al llamamiento de Rachel Carson, figura clave en el nacimiento del ecologismo.

[Yifan Wu]

El clásico de Rachel Carson sobre las amenazas que infligimos en el ambiente, Primavera silenciosa, desató una ola de ecologismo en Estados Unidos y en el mundo. El libro tuvo una influencia directa en la decisión tomada en 1972 por la recién creada Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) de prohibir el uso del plaguicida DDT. Este mes de septiembre se cumplen 60 años de la publicación de la obra. El aniversario supone una ocasión propicia para pensar si logró una de sus metas principales: proteger la vida silvestre, en particular las aves.

Carson escogió un tema técnico complejo, los efectos nocivos de los plaguicidas persistentes, y lo expresó en una imagen sencilla y poética: una primavera en la que no se escucharía el canto de los pájaros. Nos pidió que imagináramos lo que sería despertarse una buena mañana en un mundo sin ellos. Escribió con sensibilidad y nos hizo sentir la pérdida. Pero ¿hemos hecho caso a sus advertencias?

Con algunas excepciones, no hemos tenido gran éxito. Tampoco las aves han salido bien paradas. En 2019, un estudio importante dirigido por Kenneth V. Rosenberg, ornitólogo de la Universidad Cornell, señaló que desde 1970 ha desaparecido el 25 por ciento de la avifauna de Norteamérica. El trabajo resulta destacable por su extensión: integró los datos de distintos censos de especies y los diversos biomas donde habitan y empleó varios enfoques para validar los recuentos; un artículo publicado por la Sociedad Audubon calificó ese declive generalizado de las aves de «situación grave». Las praderas y las estepas eran las más deterioradas, con la desaparición verificada de más de 700 millones de individuos reproductores, lo que corresponde a una disminución superior al 50 por ciento. Pero las pérdidas importantes han afectado a todos los biomas, salvo uno, y a casi todas las especies. La reducción neta ascendería casi a tres millones de aves, una cifra que desencadenó una campaña con consejos de lo que podemos hacer en su favor (los dos primeros eran poner pegatinas en los vidrios de las ventanas y mantener los gatos dentro de casa).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.