Vórtices marinos

En el interior de las olas se generan numerosos minivórtices, además del principal.

[Mauritius Images GmbH/Alamy Stock Photo]

Imagínese la ola perfecta en el océano: una enorme pared de agua que se curva sobre sí misma antes de romper con espectacularidad cerca de la orilla. Coger tamaña ola constituiría el sueño de cualquier surfista, y la física que subyace bajo su agitada superficie no es menos impresionante.

Cuando una ola se enrosca, crea un tubo hueco de agua en rotación. Si uno pudiera atisbar en el interior, vería numerosos remolinos pequeños y delgados que giran alrededor de ese vórtice principal. Solo hace poco se ha empezado a investigar cómo y por qué se forman esas sutiles estructuras secundarias.

«Lo que ocurre en esencia es una separación», aclara Christine Baker, especialista en mecánica de fluidos de la Universidad de Washington. Cuando una ola empieza a romperse, las minúsculas regiones aireadas a lo largo del borde de ataque provocan que se desprendan del vórtice primario algunas corrientes, las cuales, a medida que adquieren velocidad, se retuercen y generan vórtices parecidos a costillas. Al principio, esas «costillas» son franjas anchas de agua que giran despacio, como un patinador sobre hielo que gira con los brazos extendidos, apunta Jim Thomson, oceanógrafo de la misma universidad. Pero, a medida que la ola avanza, los vórtices forman filamentos finos y giran cada vez más rápido, como cuando el patinador pega los brazos al costado. Esa rotación aumenta la separación entre el vórtice primario y los pequeños, mientras estos se rizan y crecen.

Baker emplea cálculos informáticos y experimentos físicos para investigar cómo los minivórtices arrastran basura y otros contaminantes desde la costa hacia el mar. Hasta la última década, apenas se atendía a ellos, en parte por la dificultad de fotografiarlos. Ahora, los modernos métodos de simulación por ordenador permitien modelizarlos. «Muchas veces no vemos ni estudiamos un fenómeno hasta que disponemos de las herramientas para ello», admite Thomson.

Puedes obtener el artículo en...

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.