Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/01/2019 - AGRICULTURA

    Las especies silvestres de café, amenazadas

    Su extinción, impulsada por el cambio climático y la deforestación, pone en peligro la viabilidad de las variedades comerciales.

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2015Nº 464

Cambio climático

¿Cómo afecta a las islas la subida del mar?

Usar la isla de Kiribati como símbolo de la devastación causada por el ascenso del nivel del mar no solo lleva a error, quizás hasta resulte perjudicial.

Menear

Solo tres días antes de terminar una larga prospección científica, asistí por fin al fenómeno que me había empujado a viajar a través de medio mundo. Constaté la subida del nivel del mar.

Soplaba un temporal del noroeste en la laguna casi siempre en calma del atolón de Tarawa, la capital de Kiribati. Esta nación insular del Pacífico es hoy símbolo de los lugares con mayor probabilidad de acabar sumergidos a causa del cambio climático y el ascenso del nivel del mar. Aquella tarde, con la marea alta, las olas rompían malecones, inundaban carreteras y anegaban casas a lo largo de las muy pobladas islas de Tarawa Sur.

Como los demás extranjeros que llegamos al aeropuerto internacional de Bonriki, con los dientes aún apretados tras aterrizar en una pista que se extiende de costa a costa, esperaba observar fácilmente los efectos del cambio climático en un remoto país en vías de desarrollo que carece del dinero y de los conocimientos necesarios para adaptarse. La mar tan alta parecía confirmar mi hipótesis. Ese mes del año 2005, el mareómetro señaló por primera vez una altura de más de tres metros con respecto al valor de referencia. El futuro había llegado.

Este año se cumple el décimo aniversario de la primera de mis visitas a Kiribati, que después han acabado por sucederse con regularidad. En ellas investigo de qué forma se están adaptando las islas y sus habitantes a los cambios de la atmósfera y del océano. A lo largo de este último decenio, el país, que ni aparecía en las bases de datos de mi agencia de viajes, ha adquirido fama internacional. Sin embargo, el mareómetro no ha vuelto a marcar los tres metros de altura.

No nos equivoquemos. Kiribati y otros países insulares, como Tuvalu, las islas Marshall y las Maldivas, corren peligro por el aumento del nivel del mar. El sentimiento mundial de que «hay que salvar Kiribati» y el dinero invertido para ese fin han crecido muchísimo. Pero tras presenciar la realidad sobre el terreno, he comprobado que parte de la respuesta internacional está mal concebida y podría hacer más mal que bien.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados