Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2015
Materiales

Lentes planas

Una vuelta de tuerca a las leyes de la óptica.

Imagen microscópica de una lente. [CORTESÍA DE PATRICE GENEVET, FEDERICO CAPASSO Y FRANCESCO AIETA/ESCUELA DE INGENIERÍA Y CIENCIAS APLICADAS DE HARVARD]

Las lentes deben su nombre a su parecido con la lenteja, con la que comparten su forma ligeramente abombada. Sin embargo, tal vez las cámaras del futuro empleen lentes completamente planas. Hace tiempo que los físicos investigan la posibilidad de fabricar lentes bidimensionales que, aun sin redondeces, logren dispersar y torcer los rayos de luz.

En su búsqueda de teléfonos móviles que puedan enrollarse o caber en un monedero, los ingenieros han comenzado a estudiar el diseño de circuitos, baterías y pantallas flexibles. Sin embargo, un obstáculo más difícil de salvar se encuentra en las lentes de las cámaras, de apenas unos milímetros de espesor; sobre todo, en aquellos casos en los que son necesarias voluminosas lentes correctoras a fin de evitar imágenes borrosas.

En 2012, Federico Capasso, físico e ingeniero de Harvard, y sus colaboradores crearon una lente plana y ultrafina. Pese a no estar curvada, su lámina de vidrio enfocaba la luz gracias a unas rugosidades de silicio que, densamente dispuestas, desviaban la luz incidente en direcciones específicas. Sin embargo, solo funcionaba con un color y, además, con poca precisión.

Sin embargo, la última encarnación del dispositivo va más allá de una demostración de principios. Descrita el pasado mes de febrero en la edición en línea de la revista Science, enfoca a la perfección el rojo, el verde y el azul, por lo que permite obtener imágenes a todo color. Desde entonces los investigadores han fabricado un prototipo de mayor tamaño que, según Capasso, funciona justo como habían predicho.

Las nuevas lentes podrían reducir el volumen y el coste de equipos fotográficos, astronómicos y de microscopía, y tal vez resulte posible imprimirlas en láminas de plástico flexible para fabricar con ellas aparatos finos y borneadizos. Al respecto, los expertos ya han entablado contacto con Google y otras compañías tecnológicas. Según Bernard Kress, arquitecto óptico jefe de Google X, estas discretas lentes podrían emplearse en nuevos tipos de pantallas y sistemas de toma de imágenes más compactos y ligeros.

La única cuestión es: si no tienen forma de lenteja, ¿deberíamos seguir llamándolas lentes?

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.