Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Materia luminosa

En poco más de cinco décadas después de su invención, el láser se ha convertido en una herramienta indispensable en casi todos los ámbitos de nuestra sociedad, incluido el de la divulgación científica.

Si iluminamos con un puntero láser una cápsula que contiene aceite de oliva virgen, veremos como el intenso rayo verde muta mágicamente para tornarse rojo. Ello se debe a la acción de la clorofila. [CORTESÍA DE MARC BOADA FERRER]

En una noche de primavera, un grupo de personas permanece a la intemperie; desafían las condiciones ambientales junto a un tubo blanco montado sobre un sofisticado soporte mecánico. Alguien señala al cielo y explica suculentos detalles sobre la dinámica de los cuerpos celestes. Se ayuda para ello de un rayo verde que emerge de sus manos como por arte de magia. Es un láser, un puntero que emite un rayo de luz prácticamente lineal que se pierde, absorbido por la atmósfera, en la lejanía.

El puntero láser ofrece una maravillosa metáfora del control que tenemos hoy sobre la luz. Y son tantísimas las áreas científicas y técnicas que lo emplean, que la UNESCO ha declarado el 2015 Año Internacional de la Luz y sus Aplicaciones.

La ciencia que ahonda en la generación, el control y la detección de la luz es la fotónica. Se centra en el estudio de las propiedades y aplicaciones de un fragmento del espectro electromagnético que ofrece una gran variedad de comportamientos: el que incluye las radiaciones infrarroja, visible y ultravioleta.

Quizás es por esa diversidad de fenómenos que las mentes más despiertas de todos los tiempos han tratado de comprender qué es exactamente la luz. En esta colaboración seguimos sus pasos con siete experimentos de facilísima reproducción.

Antes que nada, necesitamos encontrar un puntero láser. Por pocos euros podemos conseguir una extraordinaria fuente de luz de color verde, algo inexistente hace solo diez años. Se convertirá en una herramienta fundamental para interrogar la naturaleza, descubrir las sutilidades de la luz y —atención— para demostrar todo ello de forma visual ante nuestros alumnos y audiencias. Manos a la obra.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.