Una máquina ajedrecística con nivel de gran maestro

A lo largo de los últimos 40 años, las máquinas ajedrecísticas empezaron por vencer a los noveles, a maestros después y a grandes maestros ahora. ¿Será Gary Kasparov el próximo en caer?

En enero de 1988, en una conferencia de prensa celebrada en París, se le preguntó al campeón del mundo, Gary Kasparov, si estaría al alcance de un ordenador vencer a un gran maestro antes del año 2000. "Ni hablar", replicó. "Y si cualquier gran maestro tiene dificultades frente a alguno, tendré mucho gusto en asesorarle."

A los diez meses de hacer Kasparov estas declaraciones, uno de los aspirantes al título mundial, el gran maestro Bent Larsen, era vencido en un torneo de primera categoría celebrado en Long Beach (California) por una máquina ajedrecística que nosotros habíamos diseñado siendo doctorandos de la Universidad Carnegie Mellon. La máquina, una combinación de circuitos conocidos y nuevos programas a la que bautizamos "Pensamiento profundo" ("Deep Tought"), venció en otras cinco partidas, hizo tablas en una, perdió en otra y quedó empatada con el gran maestro Anthony Miles en el primer puesto de la clasificación. Reglamentariamente, las máquinas no pueden ganar premios monetarios en los torneos, y Miles se embolsó los 10.000 dólares de dotación del primero. (No obstante, un año más tarde, "Pensamiento profundo" venció a Miles en partida amistosa de desempate.)

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.