Verdades universales

La explicación más ampliamente aceptada del cosmos, el modelo de la materia oscura fría, choca con algunos hechos fríos y duros.

Alguien arrojó arena sobre el proyector de transparencias. En realidad es el universo según Carlos S. Frenk, astrónomo de la Universidad de Durham (Reino Unido). Para ser precisos, se trata de una simulación por ordenador que muestra cómo la gravedad hizo que la materia se condensara tras la gran explosión, el cataclismo que creó el universo hace miles de millones de años.

Cada grano de transparencia de Frenk representa una galaxia entera, un miniuniverso en sí misma, que contiene miles de millones de estrellas. Frenk, un hombre robusto con acento mexicano, mantiene que su simulación guarda un estrecho parecido con mapas reales de galaxias. "Nuestro modelo", dice, "es capaz de reproducir cualquiera de las macroestructuras observadas".

Frenk está dirigiéndose a un público escogido: una treintena larga de astrónomos y físicos de primera fila. Se han reunido en un refugio de ascetas en un lugar rocoso y subártico al norte de Suecia para un simposio Nobel sobre "el nacimiento y la evolución inicial de nuestro universo". Durante seis días de mediados de junio no harán más que hablar de cosmología, al calor de las barbacoas de reno, durante los paseos por un monte cercano (que un físico bautizó con el nombre de "máximo local") o en las sesiones diarias de trabajo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.