Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2002
Bioquímica

De los núcleos atómicos a las proteínas

Un modelo basado en las interacciones entre los nucleones permite acotar las fases a través de las cuales una cadena lineal de aminoácidos se va plegando hasta adoptar la estructura tridimensional característica de las proteínas.
En muchos sucesos de la vida cotidiana, la regularidad con que se presentan los fenómenos es para nosotros tranquilizadora. Al despertarnos por la mañana no esperamos grandes sorpresas. El mundo funcionará en sus aspectos fundamentales como el día anterior. Las cosas no cambiarán por mucho que nos movamos de aquí a allá: volverá a estar llena la barra del bar donde tomamos el primer café y la pelota de tenis, si ése es nuestro deporte, seguirá la misma trayectoria independientemente de la dirección en que se lance, a igualdad de condiciones iniciales. Estas dos afirmaciones tan banales reflejan un hecho menos trivial: el espacio físico tiene un elevado grado de simetría, puesto que es homogéneo (invariante respecto a las traslaciones) e isótropo (invariante respecto a las rotaciones). En otras palabras, las leyes que gobiernan los fenómenos físicos no dependen del lugar ni de la dirección a la que se refieren. Todo ello también es aplicable a las partículas (electrones, átomos, fotones, etcétera).
A la homogeneidad y la isotropía del espacio físico se debe que los electrones en órbita alrededor del núcleo atómico se muevan de tal forma, que el producto de su momento por su distancia al centro del átomo, momento angular, sea proporcional a un número natural (0, 1, 2...). En el lenguaje de la mecánica cuántica, conjunto de leyes que gobiernan el comportamiento de lo infinitamente pequeño, se dice que los electrones tienen en el átomo un momento angular definido, cuantizado. Verdad que se predica también del movimiento de los nucleones (protones y neutrones) en el núcleo atómico, paradigma de los sistemas finitos de muchos cuerpos. De hecho, en este sistema la acción de todos los nucleones sobre uno de ellos forma una suerte de "jaula" esférica (campo medio), tal como quiere la isotropía del espacio, donde los nucleones describen órbitas con momento angular 0, 1, 2...

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.