Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 1991
Ingeniería informática

El ordenador del siglo XXI

Los programas y dispositivos físicos especiales, conectados entre sí mediante cables, ondas de radio o infrarrojos, abundarán tanto que su presencia pasará inadvertida.

Las técnicas que calan más hondo son las que se pierden de vista; su imbricación en la vida diaria es tan íntima que terminan por pasar inadvertidas. Pensemos en la escritura, quizá la primera técnica de la información. La posibilidad de representar el lenguaje hablado mediante símbolos para su almacenamiento prolongado liberó a la información de las limitaciones de la memoria humana. Hoy en día se la encuentra por doquier en los países industrializados. No son sólo libros, revistas o periódicos los que transmiten información escrita; también lo hacen las señales de tráfico, los carteles de los comercios, las vallas publicitarias e incluso los graffiti. La constante presencia de estos productos de la "tecnología literaria" en el trasfondo no requiere ningún esfuerzo de atención; la información que transmiten puede usarse de un solo vistazo. Es difícil imaginar la vida moderna de otro modo.

Las técnicas de la información basadas en el silicio, en cambio, están lejos de haberse incorporado al entorno. El hecho de que se hayan vendido decenas de millones de ordenadores personales no ha sido suficiente para sacarlos de su propio mundo, al que sólo se accede utilizando una jerga complicada y carente de relación con las tareas para las que se los utiliza. Algo así como si, para escribir, tuviéramos que saber además fabricar tinta o cocer barro.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.