Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

¿Por qué dormimos?

Poco a poco, se va esclareciendo el porqué de que hayamos de dormir.
Las aves, las abejas, hasta las "pulgas amaestradas" lo hacen, escribió Cole Porter. Se refería a enamorarse, pero podría haber dicho lo mismo del dormir, quizá cambiando las pulgas por las moscas del vinagre. Según Macbeth, dormir "desenreda la maraña de las preocupaciones" y es "bálsamo de las mentes atormentadas, segundo servicio en la mesa de la gran Naturaleza, principal alimento del festín de la vida". Sancho Panza lo ensalzó, llamándolo "manjar que quita la hambre, agua que ahuyenta la sed, fuego que calienta el frío, frío que templa el ardor... balanza y peso que iguala al pastor con el rey y al simple con el discreto".
Simples y discretos no han dejado de plantearse dos preguntas afines: Dormir, ¿qué es? ¿Por qué nos es necesario? La segunda tiene una respuesta trillada: para mantenerse despierto y alerta hay que haber dormido bien. Pero así se elude la dificultad; es como decir que se come para no pasar hambre o que se respira para no asfixiarse, cuando la auténtica función de la comida es proporcionar nutrientes y la de la respiración introducir oxígeno y expeler dióxido de carbono. Pero acerca de la función del dormir no contamos con una explicación tan clara. Dicho esto, la investigación del sueño - no llega al siglo que existe como disciplina - ha aportado ya conocimientos suficientes como para formular hipótesis razonables sobre la función de ese estado letárgico que consume un tercio de nuestras vidas.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.